¡Jesucristo ha resucitado!

Nuestros Laicos de Madrid (España) ¡NO TE  LO PIERDAS!

PRESENTACIÓN DE LA COMUNIDAD

¡Queridos hermanos! Tenemos la gran alegría de compartirles este video en el cual presentamos a nuestra familia: los Peregrinos de la Eucaristía. Aquí podrán conocer acerca de nuestro carisma, que nos constituye en alimento para la vida del mundo; y nuestro apostolado, que, desde sus distintos servicios -la oración, evangelización, formación, asistencia, incluso los medios de comunicación-, nos permite llegar a tantas almas hambrientas de verdadero Amor.
Que Nuestra Madre de la Eucaristía los colme de bendiciones; gracias por acercarse a conocer esta obra maravillosa que Dios ha querido confiarnos, nos acogemos a sus oraciones para llevar a cabo fielmente, su designio de amor.

ESPAÑOLINGLÉS

VIDEOCLIP

VUELVE AL CORAZÓN DE JESUS

Con enorme gozo en el Señor, presentamos el video del primer sencillo de nuestro CD «Vuelve al Corazón de Jesús», en esta Solemnidad del Corpus Christi. Queremos hacer eco del llamado que Cristo Nuestro Señor nos hace en la Eucaristía a ser también nosotros alimento para la vida del mundo. ¡Os invitamos a compartir el video y adquirir el CD, con ello nos ayudas en nuestra misión evangelizadora!

COMPRAR CD

VER MÁS VIDEOS

San Juan Pablo II nos dice: 

La Iglesia prosigue en todas las épocas la tarea comenzada el día de Pentecostés, cuando los Apóstoles, con el poder del Espíritu Santo, salieron a las calles de Jerusalén a anunciar el Evangelio de Jesucristo en diversas lenguas (cf. Hch 2, 5-11). A lo largo de los siglos sucesivos, esta misión evangelizadora se extendió a todos los rincones de la tierra, a medida que el cristianismo arraigaba en muchos lugares y aprendía a hablar las diferentes lenguas del mundo, obedeciendo siempre al mandato de Cristo de anunciar el Evangelio a todas las naciones (cf. Mt 28, 19-20).

Pero la historia de la evangelización no es sólo una cuestión de expansión geográfica, ya que la Iglesia también ha tenido que cruzar muchos umbrales culturales, cada uno de los cuales requiere nuevas energías e imaginación para proclamar el único Evangelio de Jesucristo. La era de los grandes descubrimientos, el Renacimiento y la invención de la imprenta, la Revolución industrial y el nacimiento del mundo moderno: estos fueron también momentos críticos, que exigieron nuevas formas de evangelización. Ahora, con la revolución de las comunicaciones y la información en plena transformación, la Iglesia se encuentra indudablemente ante otro camino decisivo. Por tanto, es conveniente que en esta Jornada mundial de las comunicaciones de 2002 reflexionemos en el tema: «Internet: un nuevo foro para la proclamación del Evangelio».

(..)

Internet es ciertamente un nuevo «foro», entendido en el antiguo sentido romano de lugar público donde se trataba de política y negocios, se cumplían los deberes religiosos, se desarrollaba gran parte de la vida social de la ciudad, y se manifestaba lo mejor y lo peor de la naturaleza humana. Era un lugar de la ciudad muy concurrido y animado, que no sólo reflejaba la cultura del ambiente, sino que también creaba una cultura propia. Esto mismo sucede con el ciberespacio, que es, por decirlo así, una nueva frontera que se abre al inicio de este nuevo milenio. 

Como en las nuevas fronteras de otros tiempos, ésta entraña también peligros y promesas, con el mismo sentido de aventura que caracterizó otros grandes períodos de cambio. Para la Iglesia, el nuevo mundo del ciberespacio es una llamada a la gran aventura de usar su potencial para proclamar el mensaje evangélico. Este desafío está en el centro de lo que significa, al comienzo del milenio, seguir el mandato del Señor de «remar mar adentro»: «Duc in altum» (Lc 5, 4). 

¿Has leido ya la frase del día?