HOMILÍAS 

“De ahí mi ansia por llevaros el Evangelio también a vosotros, que es una fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree

cf 1 Rm, 16.17

María Madre de la Iglesia

1 de junio

Dios, el centro de mi familia

19 de mayo

Abrir el corazón

18 de mayo

Elegidos de Dios

14 de mayo

No se turbe vuestro corazón

12 de mayo

Guardando a Jesús como María

11 de mayo

Camino, Verdad y Vida

8 de mayo

VIVIR EL MISTERIO

30 DE ABRIL

Crecer en la fe

27 DE ABRIL

La entrega que da vida

24 DE ABRIL

El Espíritu Santo se da a los que obedecen

23 DE ABRIL

Llevar a Cristo al mundo entero

20 de abril de 2020

Vivir a la manera de Cristo

17 de abril de 2020

16 de abril de 2020

Homilía de la Santa Misa de los Peregrinos de la Eucaristía en  España

Un solo corazón y una sola alma

21 de abril de 2020

Un nuevo modo de vivir

22 DE ABRIL

EL TRABAJO QUE SANTIFICA

1 de mayo

¡EMPIEZA A VIVIR AGRADANDO A DIOS!

4 de mayo

El Señor te llama: responde con fe

20 de mayo

Dios cumple su Palabra

21 de mayo

Tenemos una Capitana

25 de mayo

La amistad con el Señor

28 de mayo

Del Catecismo de la Iglesia Católica

1348 Todos se reúnen. Los cristianos acuden a un mismo lugar para la asamblea eucarística. A su cabeza está Cristo mismo que es el actor principal de la Eucaristía. Él es sumo sacerdote de la Nueva Alianza. Él mismo es quien preside invisiblemente toda celebración eucarística. Como representante suyo, el obispo o el presbítero (actuando in persona Christi capitis) preside la asamblea, toma la palabra después de las lecturas, recibe las ofrendas y dice la plegaria eucarística. Todos tienen parte activa en la celebración, cada uno a su manera: los lectores, los que presentan las ofrendas, los que dan la comunión, y el pueblo entero cuyo “Amén” manifiesta su participación.

La Liturgia de la Palabra

1349 La liturgia de la Palabra comprende “los escritos de los profetas”, es decir, el Antiguo Testamento, y “las memorias de los Apóstoles”, es decir sus cartas y los Evangelios; después la homilía que exhorta a acoger esta palabra como lo que es verdaderamente, Palabra de Dios (cf 1 Ts 2,13), y a ponerla en práctica; vienen luego las intercesiones por todos los hombres, según la palabra del apóstol: “Ante todo, recomiendo que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los constituidos en autoridad” (1 Tm 2,1-2).

TRANSMISIONES ONLINE