Día 14 de la preparación

Preparación: día 14

Descarga aquí un estracto del libro de San Luis Mª Grignión de Montfort: Tratado de la Verdadera Devoción a la Virgen María.

COMPROMISO:

ORACIONES QUE SE REZAN DESDE EL DÍA 13 HASTA EL DÍA 19

Letanías al Espíritu Santo

  • Señor, ten piedad
  • Señor, ten piedad
  • Cristo, ten piedad
  • Cristo, ten piedad
  • Señor, ten piedad
  • Señor, ten piedad
  • Cristo, óyenos
  • Cristo, óyenos
  • Cristo, escúchanos
  • Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial,
  • Ten misericordia de nosotros.
  • Dios, Hijo, Redentor del mundo
  • Dios, Espíritu Santo,
  • Trinidad Santa, un solo Dios,
  • Espíritu que procede del Padre y del Hijo:
  • Ilumínanos y santifícanos.
  • Espíritu del Señor, que al comienzo de la creación planeando sobre las aguas las fecundaste.
  • Espíritu por inspiración del cual han hablado los profetas.
  • Espíritu cuya unción nos enseña todas las cosas.
  • Espíritu que das testimonio de Cristo.
  • Espíritu de verdad que nos instruyes sobre todas las cosa,
  • Espíritu que sobreviene a María.
  • Espíritu del Señor que llena todo el orbe.
  • Espíritu de Dios que habita en nosotros.
  • Espíritu de sabiduría y de entendimiento.
  • Espíritu de consejo y de fortaleza.
  • Espíritu de ciencia y de piedad.
  • Espíritu de temor del Señor.
  • Espíritu de gracia y de misericordia.
  • Espíritu de fuerza, de dilección (amor reflexivo) y de sobriedad.
  • Espíritu de fe, de esperanza, de amor y de paz.
  • Espíritu de humildad y de castidad.
  • Espíritu de benignidad y de mansedumbre.
  • Espíritu de multiforme gracia.
  • Espíritu que escrutas los secretos de Dios.
  • Espíritu que ruegas por nosotros con gemidos inenarrables.
  • Espíritu que descendiste sobre Cristo en forma de paloma.
  • Espíritu en el cual renacemos.
  • Espíritu por el cual se difunde la caridad en nuestros corazones.
  • Espíritu de adopción de los hijos de Dios.
  • Espíritu que en lenguas de fuego sobre los apóstoles apareciste.
  • Espíritu con el cual fueron los apóstoles henchidos.
  • Espíritu que distribuyes tus dones a cada uno como quieres.
  • Sednos propicio,
  • Perdónanos, Señor.
  • Sednos propicio,
  • Escúchanos, Señor.
  • De todo mal,
  • Líbranos, Señor
  • De todo pecado.
  • De tentaciones e insidias del demonio.
  • De la presunción y desesperación.
  • De la resistencia a la verdad conocida.
  • De la obstinación y de la impenitencia.
  • De la impureza de la mente y del cuerpo.
  • Del espíritu de fornicación.
  • De todo espíritu del mal.
  • Por Tu eterna procesión del Padre y del Hijo:
  • Te rogamos óyenos.
  • Por Tu descenso sobre Cristo en el Jordán
  • Por Tu advenimiento sobre los discípulos.
  • En el día del juicio, nosotros pecadores.
  • Para que así como vivimos del Espíritu, obremos también por El.
  • Para que recordando que somos templo del Espíritu Santo, no lo profanemos.
  • Para que viviendo según el Espíritu, no cumplamos los deseos de la carne.
  • A fin de que por el Espíritu mortifiquemos las obras de la carne.
  • Para que no te contristemos a Ti, Espíritu Santo de Dios.
  • Para que seamos solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.
  • Para que no creamos a todo espíritu.
  • Para que probemos a los espíritus si son de Dios.
  • Para que te dignes renovar en nosotros el espíritu de rectitud.
  • Para que nos confirmes por tu Espíritu Soberano.
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del Mundo,
  • Perdónanos, Señor.
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del Mundo,
  • Escúchanos, Señor
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del Mundo,
  • Ten piedad de nosotros.

Oremos:
Asístanos, te pedimos Señor, la virtud del Espíritu Santo, que purifique clemente nuestros corazones y nos preserve de todo mal. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amen.

Letanías a nuestra Señora

  • Señor, ten piedad
  • Señor, ten piedad
  • Cristo, ten piedad
  • Cristo, ten piedad
  • Señor, ten piedad
  • Señor, ten piedad
  • Cristo, óyenos
  • Cristo, óyenos
  • Cristo, escúchanos
  • Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial,
  • Ten misericordia de nosotros.
  • Dios, Hijo, Redentor del mundo
  • Dios, Espíritu Santo,
  • Trinidad Santa, un solo Dios,
  • Santa María
  • Ruega por nosotros
  • Santa Madre de Dios,
  • Santa Virgen de las vírgenes,
  • Madre de Cristo,
  • Madre de la Iglesia,
  • Madre de la divina gracia,
  • Madre purísima,
  • Madre castísima,
  • Madre inviolada,
  • Madre virgen,
  • Madre inmaculada,
  • Madre amable,
  • Madre admirable,
  • Madre del buen consejo,
  • Madre del Creador,
  • Madre del Salvador,
  • Virgen prudentísima,
  • Virgen digna de veneración.
  • Virgen digna de alabanza,
  • Virgen poderosa,
  • Virgen clemente,
  • Virgen fiel,
  • Esclava del Señor,
  • Espejo de justicia,
  • Trono de sabiduría,
  • Causa de nuestra alegría,
  • Vaso espiritual,
  • Vaso honorable,
  • Vaso insigne de devoción,
  • Rosa mística,
  • Torre de David.
  • Torre de marfil,
  • Casa de oro,
  • Arca de la alianza,
  • Puerta del cielo.
  • Estrella de la mañana,
  • Salud de los enfermos,
  • Refugio de los pecadores,
  • Consoladora de los afligidos,
  • Auxilio de los cristianos,
  • Reina de los ángeles,
  • Reina de los patriarcas,
  • Reina de los profetas,
  • Reina de los apóstoles,
  • Reina de los mártires,
  • Reina de los confesores,
  • Reina de las vírgenes,
  • Reina de todos los santos,
  • Reina concebida sin mancha original,
  • Reina asunta a los cielos,
  • Reina del Santísimo Rosario,
  • Reina de la familia,
  • Reina de la paz,
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del Mundo,
  • Perdónanos, Señor.
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del Mundo,
  • Escúchanos, Señor
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del Mundo,
  • Ten piedad de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que nos hagamos dignos de las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oremos:
Te pedimos, Señor, que nosotros, tus siervos, gocemos siempre de salud de alma y cuerpo; y por la intercesión gloriosa de Santa María, la Virgen, líbranos de las tristezas de este mundo y concédenos las alegrías del cielo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

Ave Maris Stella

Salve, Estrella del Mar,
Madre santa de Dios
y siempre Virgen,
feliz puerta del Cielo.
Aceptando aquel «Ave»
de la boca de Gabriel,
afiánzanos en la paz
al trocar el nombre de Eva.
Desata las ataduras de los reos,
da luz a quienes no ven,
ahuyenta nuestros males,
pide para nosotros todos los bienes.
Muestra que eres nuestra Madre,
que por ti acoja nuestras súplicas
Quien nació por nosotros,
tomando el ser de ti.
Virgen singular,
dulce como ninguna,
líbranos de la culpa,
haznos dóciles y castos.
Facilítanos una vida pura,
prepáranos un camino
seguro,
para que viendo a Jesús,
nos podamos alegrar para
siempre contigo.
Alabemos a Dios Padre,
glorifiquemos a Cristo
soberano
y al Espíritu Santo,
y demos a las Tres
personas un mismo
honor. Amén.