¿Cuál es el motivo por el cual sigues al Señor?

Revisa tu corazón y deja que el Señor lo limpie de todo interés, porque es el amor el motor que nos debe impulsar en el seguimiento del Señor.

No te pierdas este nuevo Programa de Alimento de Vida con los Peregrinos de la Eucaristía