SERVICIO SILOÉ

SERVICIO DE EVANGELIZACIÓN

Desde allí desplegamos toda la fuerza de nuestra misión para ser alimento para la vida del mundo.

Yendo de manera particular en búsqueda de la oveja perdida, congregándolo por medio de la predicación, dando vida por la Palabra a quienes yacen muertos por el pecado.

SILOÉ SIGNIFICA ENVIADO

¿CÓMO ES UN SILOÉ?

Los Siloés son centros de evangelización, cuya finalidad es dar a conocer a todos los hombres a nuestro Señor Jesucristo presente, vivo y real en el misterio Eucarístico que como Alimento sana y restaura nuestras fuerzas para caminar hacia la patria celestial. Para ello utilizamos distintos medios.

1

PRIMER ANUNCIO:
«KERIGMA»

 Círculos familiares de oración en torno a nuestra Madre con el rezo del Santo Rosario, vigilias de evangelización “Faros en las tinieblas”, retiros de iniciación Cristiana “Siloé”, retiros para matrimonios, evangelización en la calle, misiones populares e itinerantes.

2

INICIACIÓN CRISTIANA

Catequesis de formación para laicos a través de la escuela “Mather Eucharistia” y retiros de seguimiento.

3

OTROS MEDIOS DE EVANGELIZACIÓN

 Promoción de capillas de Adoración Eucarística y formación permanente de adoradores eucarísticos, preparación para la consagración a la Santísima Virgen María y conformación de grupos de oración y alabanza.

Los Siloés son los lugares (parroquias o casas) desde donde Dios nos envía a anunciar su Palabra, aquella que hemos escuchado y guardado. Guardamos y llevamos a Jesús como María, que una vez recibió en su seno al Verbo de Dios, corrió presurosa hacia la montaña para llevar a su prima Santa Isabel el gozo de la Buena nueva que portaba ya en su vientre.
Los Siloés se desarrollan en una doble dimensión: contemplativa y apostólica,  ya que como nuestra Santísima Madre, estamos llamados a permanecer en la escucha atenta de la Palabra de Dios para poder dar fruto. “Él que permanece en mí y Yo en él, ése da mucho fruto” (Jn 15,5), por tanto, la fecundidad de nuestro apostolado depende del permanecer a la escucha de Aquel a quien amamos y que estamos llamados a entregar.

NUESTRO SANTO PATRONO:
SAN FRANCISCO DE ASÍS

ES NUESTRO PATRONO PRINCIPAL,  A CUYO CUIDADO HEMOS ENCOMENDADO ESPECIALMENTE NUESTROS SILOÉS.

CON SU VIDA DE CORDERO, NOS MUESTRA Y ENSEÑA EL VERDADERO Y ÚNICO SENDERO POR EL QUE PODEMOS CAMINAR Y CONDUCIR A LAS ALMAS, EL EVANGELIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.