MEDITACIÓN DEL DÍA

JULIO 19

Es viernes, día dedicado especialmente a meditar en la Pasión del Señor… y no es algo exclusivo de los sacerdotes y religiosos… ¡Es para todos!, porque por todos se entregó el Señor, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, y a todos desea entregarse; pero con frecuencia encuentra corazones indispuestos para acogerle, apegados a vicios y pecados que esclavizan, pero que no aciertan a soltar para acoger el Amor de Dios, para volver a Él por medio de la confesión…

¡Acudamos a María, pidámosle que, como Ella, permanezcamos en constante acogida de la Voluntad de Dios, sin egoísmos ni amarguras, sino con la alegría de poder complacer a nuestro Señor desde nuestra pequeñez!

Meditemos en este pensamiento de san Rafael Arnáiz: «Señor, tened piedad de mí… Sufro, sí…, pero quisiera que mi sufrimiento no fuera tan egoísta. Quisiera, Señor, sufrir por tus dolores de la Cruz, por los olvidos de los hombres, por los pecados propios y ajenos…, por todo, mi Dios, menos por mí… ¿Qué importo yo en la creación?; Qué soy delante de Ti?… ¿Qué representa mi vida oculta en la infinita eternidad?… Si me olvidara de mí mismo, mejor sería Señor.»