Homilía, 18 de Febrero