¿Hay alguien que no quiera ser feliz?

Queridos hermanos, todos buscamos la felicidad, pero sólo Dios nos la puede dar. Hoy estamos meditando el Evangelio de la mujer adúltera, quien encontró la felicidad luego de ir a Dios y arrepentirse de sus pecados.
No te pierdas nuestro nuevo programa con la Hna. Leticia.