Cuando el Señor sana a la suegra de Pedro, ésta se levanta a servir…si servimos amamos verdaderamente.

“La entrega total y la fidelidad permanente al Amor, a Dios; constituye la base de nuestro testimonio ante el mundo” (San Juan Pablo II).