EL SEÑOR ES PRESENTE CONTINUO

Resuena como antífona de todo el año litúrgico: “Anunciad a todos los pueblos y decidles: Mirad, Dios viene, nuestro Salvador”. Detengámonos un momento a reflexionar:  no usa el pasado —Dios ha venido— ni el futuro, —Dios vendrá—, sino el presente:  «Dios viene». Como podemos comprobar, se trata de un presente continuo, es decir, de una acción que se realiza siempre:  está ocurriendo, ocurre ahora y ocurrirá también en el futuro. En todo momento «Dios viene».

El Adviento invita a los creyentes a tomar conciencia de esta verdad y a actuar coherentemente. Resuena como un llamamiento saludable que se repite con el paso de los días, de las semanas, de los meses:  Despierta. Recuerda que Dios viene. No ayer, no mañana, sino hoy, ahora.

Homilía de S.S. Emérito Benedicto XVI,

2 de diciembre de 2006

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + 9 =