11 de Marzo: San Sofronio de Jerusalén, patriarca de Jerusalén (560 – 638)

Nació hacia el año 560 en Damasco. Recibió el hábito de monje el año 580 en Egipto y luego fue elegido patriarca de Jerusalén. Al tomar posesión de la sede, convocó a todos los obispos del patriarcado para condenar la herejía monotelita (que afirma que en Cristo nuestro Señor se dan dos naturalezas –es verdadero Dios y verdadero Hombre-; pero negaba que en Él subsistiesen la voluntad Divina y la voluntad humana, lo cual no es cierto, pues ésta última no desaparece sino que está en perfecta concurrencia con la Divina).

Compuso una carta sinodal en la que, con su piedad, saber y ortodoxia, exponía y defendía firmemente la doctrina católica. Con verdadero celo apostólico enfrentó la invasión de los sarracenos a Siria y Palestina; ayudando y consolando a su grey. Escribió varias biografías y homilías, así como algunos himnos y odas anacreónticas de gran mérito. Murió probablemente en Alejandría en el año 638.

10 de Marzo: Beato Elías del Socorro Nieves, presbítero y mártir (1882 – 1928)

Nació en Yuriria (Guanajuato, México) en 1882. En 1904 ingresó en el seminario agustino de Yuriria, y fue ordenado sacerdote en 1916.  Cinco años más tarde fue nombrado Vicario parroquial de La Cañada de Caracheo, un lugar donde compartió con sus fieles pobreza, fe y trabajo. A finales de 1926, el gobierno inició una feroz persecución a la Iglesia que obligó al padre Nieves (como le llamaban cariñosamente) a refugiarse en una cueva de un cerro próximo y prestar desde allí asistencia religiosa a sus parroquianos. Permaneció oculto durante algo más de un año, hasta que declaró su condición de sacerdote en un interrogatorio. Fue encarcelado junto a dos rancheros que le acompañaban. Dio su vida confesando la soberanía de Cristo, el 10 de marzo de 1928, cuando contaba cuarenta y cinco años de edad. Antes de morir perdonó a sus verdugos y les bendijo. Luego de gritar: “¡Viva Cristo Rey!”, fue asesinado.

 

9 de Marzo: Beata María Antonia de Paz y Figueroa, fundadora (1730 – 1799)

Más conocida como Mamá Antula, nació en Argentina en 1730. Desde muy joven comenzó a trabajar con los jesuitas ayudando a organizar los ejercicios espirituales. Con un grupo de jóvenes vivían en común, rezaban, ejercían la caridad y colaboraban con los padres jesuitas. Cuando se produjo la expulsión de los jesuitas en 1767, María Antonia pidió al mercedario fray Diego Toro que asumiera las tareas propias de la predicación y la confesión, mientras que ella se ocuparía con sus compañeras del alojamiento y las provisiones para continuar con los ejercicios espirituales. Mamá Antula organizó los ejercicios espirituales en Santiago del Estero, Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca y La Rioja. Los viajes los hacía caminando descalza y pidiendo limosnas. En 1795 fundó en Buenos Aires la Casa de Ejercicios Espirituales. Murió el 9 de marzo de 1799 y el grupo de mujeres que la acompañaba se convirtió, en 1878, en la Congregación religiosa de las Hijas del Divino Salvador. Fue beatificada en 2016 por el Papa Francisco.

8 de Marzo: San Juan de Dios, fundador (1495 – 1550)

Nació en Portugal el 8 de marzo de 1495. Fue pastor y más tarde soldado. Después de una milicia llena de peligros y desórdenes, y de ser rescatado por la Virgen de graves tribulaciones, abandonó el ejército, dedicándose a la venta de estampas y libros religiosos. Después de escuchar a san Juan de Ávila, se estremeció su corazón, acompañado de abundantes lágrimas y una perfecta contrición. Llamado por Dios al servicio de los más necesitados, fundó un hospital en Granada (España) y vinculó a su obra un grupo de compañeros, con los que fundó la “Orden de los Hermanos Hospitalarios”. Se distinguió por su caridad con los pobres y enfermos, por quienes no escatimaba esfuerzo ni desvelo. Con el crucifijo en la mano, iba en busca de los más endurecidos pecadores y con lágrimas les exhortaba a la conversión. El 8 de marzo de 1550, sintiendo que había llegado su hora, arrodillado ante el altar exclamó: “Jesús, Jesús, me encomiendo a tus manos”, y así falleció. Es patrono de los enfermos mentales.

7 de Marzo: Santas Perpetua y Felícitas, mártires (s. III)

En el año 202 se desató en Cartago (África) la persecución del emperador Severo contra los cristianos. Santa Perpetua fue apresada junto a sus esclavos Felícitas, Revocato, Saturnino y Segundo, acusados y condenados a muerte por negarse a ofrecer culto a los dioses paganos. Dos diáconos les llevaron la Santa Comunión y, después de orar, ser alimentados con el Cuerpo y la Sangre del Señor y animarse unos a otros, se abrazaron y se despidieron con el beso de la paz. Las jóvenes madres Perpetua y Felícitas, luego de dejar sus pequeños hijos al cuidado de sus familiares, fueron arrojadas al anfiteatro, donde una vaca salvaje les embistió, y finalmente un gladiador les remató. Así recibían la palma del martirio aquellas santas mujeres que, habiendo dado hijos en esta tierra según la carne, sembraron con su sangre la semilla de nuevos cristianos para la eternidad.

6 de Marzo: Santa Rosa de Viterbo, penitente (1235 – 1252)

Nació en Viterbo en 1235. Sus padres eran pobres y cristianos. Desde muy pequeña pasaba largos ratos ante las imágenes de los santos, especialmente de la Virgen, con ansias de vivir en soledad y penitencia. Convirtió su casa en un claustro, mas, ocho años después, víctima de sus penitencias, enfermó gravemente. Fue curada por la Santísima Virgen, que le mandó tomar el hábito de la Tercera Orden de San Francisco. Así inició su vida de apóstol. Los partidarios de Federico II, enemigos de la Santa Sede, la hicieron objeto de sus ataques, por lo que, junto a sus padres, tuvo que salir de Viterbo. Después de la muerte de este rey, regresó e intentó ingresar en un convento, pero comprendió que no era Voluntad de Dios que fuese religiosa. Su confesor le compró un terreno, donde floreció una comunidad que tomó la regla de la Orden Tercera de San Francisco; pero luego fue suprimida. Desgastada por las penitencias y su fecundo apostolado, Rosa murió repitiendo: “Jesús, María”. Tenía 18 años.

5 de Marzo: San Conón, mártir (¿? – 250)

Era de Galilea y se había retirado a Panfilia, donde cultivaba un pequeño jardín. Durante la persecución de Decio contra el cristianismo, el prefecto Publio mandó reunir al pueblo. Luego, un hombre llamado Naódoro, pidió ayuda para traer a la fuerza a quienes hallase escondidos. Organizada la búsqueda, no tardaron en dar con el jardín de Conón, quien, al ser interpelado, se confesó cristiano, con gran piedad y humildad. Al oírle Naódoro, mandó que le ataran a su caballo y se lo llevó a rastras, sin que el anciano agricultor opusiese resistencia. Al llegar ante el prefecto, se negó a ofrecer incienso a los falsos dioses, exclamando: «¡Yo no obedezco sino al gran Rey que es Cristo!». El tirano mandó que le encajaran clavos en la planta de los pies y luego corriera delante de su carro. Así lo hizo Conón, mientras entonaba el Salmo 39. Con todo el amor de su corazón cantó hasta caer exánime al suelo, sus últimas palabras fueron «¡Señor, recibe mi espíritu!».

4 de Marzo: San Casimiro de Polonia (1458 – 1484)

Nació en 1458, era el tercero de los trece hijos del rey de Polonia. Muchos daban testimonio de su santidad y virtud desde niño, pues su más grande anhelo era agradar a Dios en todo, para lo cual trataba de dominar su cuerpo para no manchar su alma. Se mortificaba en el comer, en el beber, en el mirar y en el dormir, y se ejercitaba en la contemplación de la Pasión de Cristo, meditando en sus dolores y sufrimientos, adorándole en la Eucaristía y refugiándose filial y tiernamente en la Santísima Virgen María. Siendo hijo de rey, hermano de rey, y él mismo también rey de Hungría, sólo gustaba del título de Ciudadano del Cielo, sin apreciar ni darse a sí mismo otro. Enfermó de tuberculosis y el 4 de marzo de 1484, a los 26 años, murió santamente, sin haber perdido su inocencia bautismal. A los 120 años de enterrado abrieron su sepulcro y encontraron el cuerpo incorrupto.

3 de Marzo: Santa Catalina Drexel, fundadora misionera (1858-1955)

Nació en 1858 en Filadelfia (USA), de familia adinerada. En un viaje al Oeste de su país, vio la condición de degradación de los nativos indo-americanos, despertándose en ella el deseo de ayudarles. Fue este el inicio de una vida de apoyo personal y financiero a numerosas misiones en Estados Unidos. La primera escuela que erigió fue St. Catherine Indian School, en Nuevo México (1887). Luego visitó al Papa León XIII en Roma y le pidió que enviara misioneros para dichas misiones. El Pontífice le sugirió que ella misma se hiciera misionera; así, entendiéndolo como Voluntad de Dios, tomó la decisión de entregarse a Dios, junto con su herencia, al servicio de los indo-americanos y a los afro-americanos. En 1891, hizo sus primeros votos como religiosa, fundando las Hermanas del Santísimo Sacramento, dedicada también al servicio solícito a los pobres y a las víctimas de la discriminación racial. Murió en 1955.

2 de Marzo: San Simplicio, Papa (¿? – 483)

Natural de Tívoli (Roma). Formó parte del clero, sucediendo al Papa san Hilarión en la Sede de Roma, del año 468 al 483. Hubo de desarrollar su pontificado en tiempos difíciles por las herejías que atacaban al interior de la Iglesia. El nuevo Papa adoptó en su ministerio la actitud de atender preferentemente al clero, detectando errores y proponiendo remedios con la verdad. En su diócesis de Roma se comportó como modelo episcopal, entregándose al cuidado de sus fieles, con austeridad de vida, constante oración y sacrificio. Bajo su pontificado ocurrió la caída del Imperio de Occidente y el cisma que dio origen a los Coptos (católicos de Armenia, Siria y Egipto). Organizó la distribución de limosnas para los peregrinos y para la construcción de nuevas iglesias. Murió el 10 de marzo del año 483.