9 de Noviembre: Dedicación de la Basílica de san Juan de Letrán

Esta basílica fue la primera en ser construida después del edicto del emperador Constantino, que concedió a los cristianos en el año 313 la libertad de practicar nuestra santa religión. Más tarde, el mandatario donó al Papa Melquíades la antigua propiedad de la familia de los Laterani, la cual fue consagrada como templo al Divino Salvador por el Papa San Silvestre en el año 324. Esta basílica es la Catedral del Papa y la más antigua de la Iglesia Católica. Se le ha dado también los nombres de Basílica del Divino Salvador o de San Juan de Letrán ya que, bajo el pontificado de San Gregorio Magno, fue dedicada también a los santos Juan Bautista y Juan Evangelista. Este templo, con los edificios adyacentes, fue durante muchos siglos la sede habitual del Obispo de Roma, así como de la celebración de cinco Concilios Ecuménicos. Al principio, la fiesta de la dedicación de esta basílica se celebraba sólo en Roma, pero a partir de 1565 se extendió a todas las iglesias de Rito Romano.