9 de Junio: San Efrén, Diácono y Doctor de la Iglesia (306 – 373)

Nació en Nísibe (Siria) hacia el año 306, perteneciente a una familia cristiana. A los dieciocho años fue ordenado diácono y ejerció dicho ministerio en su patria y en Edesa, de cuya escuela teológica es iniciador. Alcanzó gran fama como maestro, orador, poeta, comentarista y defensor de la fe. Es el único de los Padres sirios a quien se honra como Doctor de la Iglesia Universal.  En Siria, tanto católicos como otros cristianos le llaman “Arpa del Espíritu Santo”, y todos han enriquecido la liturgia con sus homilías y sus himnos. A pesar de no haber sido un hombre muy formado académicamente, estaba profundamente impregnado de las Sagradas Escrituras y tenía gran conocimiento de los misterios de la fe. Es considerado poeta de la Virgen, a quien le dedicó 20 himnos; escribía: “María más resplandeciente que el sol, conciliadora de cielo y tierra, paz, alegría y salud del mundo”. Murió el 9 de junio del 373 y es patrono de los directores espirituales.