8 de Junio: San Medardo, Obispo (457 – 545)

Nació en Salency (Francia) en el 457. Desde pequeño, sus padres decían que estaba llamado por la Divina Providencia para algo muy grande, ya que eran muchos los prodigios que se realizaban sobre él. Pasaba muchas horas en la iglesia y entregado a obras de caridad. Estudió teología, y a la par con su conocimiento, crecía su santidad de vida; por lo cual, sus superiores le consideraron preparado para la ordenación sacerdotal. Medardo sabía siempre sacar bien del mal, y buscaba en todo beneficiar a las almas con sumo tacto y caridad, tal es el caso de los ladrones que solía encontrar delinquiendo, a quienes con gran fruto les exhortaba a corregirse de su mala vida, en vez de llevarles a prisión. En el año 530, el santo fue elegido Obispo, y se enfrentó a los restos del paganismo. Trabajó arduamente en la evangelización, usando como arma la bondad y la comprensión. Se entregó de lleno al cuidado paternal de su clero y sus fieles, con total disponibilidad: hasta dar la vida por ellos, si fuese necesario. Murió con gran fama de taumaturgo, el 8 de junio del año 545.