6 de Agosto: Santos Justo y Pastor, mártires (+ 304)

Justo y Pastor, hermanos nacidos en Alcalá de Henares (Madrid), cuando tenían 7 y 9 años aproximadamente asistían a la escuela, pero al ver el ejemplo de tantos cristianos que confesaron su fe con la muerte, un día se presentaron ante Daciano a confesarse discípulos de Jesucristo, y el procónsul los mandó degollar. Estos mártires hispanorromanos ejecutados en el 304 en su ciudad natal, murieron en la llamada “Gran persecución”, la del emperador Diocleciano. El poeta cristiano Aurelio Prudencio, en su poema Peristephanon dice de ellos: “Siempre será una gloria para Alcalá el llevar en su regazo la sangre de Justo con la de Pastor, dos sepulcros iguales donde se contiene el don de ambos: sus preciosos miembros”.

San Ildefonso de Toledo en su obra Varones ilustres, dice: “Mientras eran conducidos al lugar del suplicio mutuamente se estimulaban los dos corderitos. Porque Justo, el más pequeño, temeroso de que su hermano desfalleciera, le hablaba así: “No tengas miedo, hermanito, recibe tranquilo el golpe de la espada”…”

Una parte de sus restos reposan desde 1568 en la “Santa e Insigne Catedral-Magistral de los Santos Justo y Pastor” en Alcalá (España).