4 de Noviembre: San Carlos Borromeo, obispo (1538- 1584)

Nació en Arjona (Italia) en 1538. Desde joven dio señales de aplicación a los estudios y exactitud en el cumplimiento de sus deberes cotidianos. A los 21 años obtuvo el doctorado en Derecho en la Universidad de Milán. El Papa Pío IV, que era su tío, le nombró secretario de Estado. Poco después, Carlos renunció a sus riquezas, fue ordenado sacerdote y posteriormente consagrado obispo, y se dedicó por completo a trabajar por la salvación de las almas. Fundó 740 escuelas de Catecismo con 3.000 catequistas y 40.000 alumnos. Estableció, además, seis seminarios para formar sacerdotes bien preparados, y redactó para esos institutos reglamentos tan sabios, que muchos obispos se sirvieron de ellos para organizar sus propios seminarios. Murió joven y pobre, habiendo enriquecido enormemente a muchos con su entrega sin reserva. Sus últimas palabras fueron: “Ya voy, Señor, ya voy”. La ciudad de Milán veló aquella noche de agonía de su santo Cardenal Arzobispo. Tenía sólo 46 años cuando el 4 de noviembre de 1584, falleció.