4 de Julio: Santa Isabel de Portugal, Reina (1271 – 1336)

Nació en 1271, hija del rey Pedro III de Aragón (España), fue llamada Isabel en honor a su tía santa Isabel de Hungría. De pequeña aprendió la frase: Tanta mayor libertad de espíritu tendrás, cuanto menos deseo de cosas inútiles o dañosas tengas”, y llevaba una vida de oración y mortificación. A los 12 años fue dada en matrimonio rey Dionisio de Portugal, del que tuvo dos hijos. Era éste un hombre violento e infiel, pero ella lo trataba con bondad, rezando y sacrificándose por su salvación. El rey la admiraba y permitía su vida de oración y piedad. Santa Isabel construyó albergues, hospitales, escuelas gratuitas y casas para mujeres y niños. Además, fue forjadora de paz en medio de los conflictos entre su hijo y su yerno, implorando al Señor por su reconciliación. Con sus súplicas obtuvo también la conversión de su esposo, y, al enviudar, no dudó en repartir su hacienda prontamente, recibiendo luego el hábito de terciaria franciscana y dedicándose a la adoración Eucarística. Murió invocando a la Virgen Santísima, el 4 de julio de 1336.