4 de Agosto: San Juan María Vianney, presbítero (1786- 1859)

Conocido como el “Cura de Ars”, nació en Dardilly (Francia), donde perteneció a una familia cristiana. Se sintió llamado al sacerdocio, pero el estudio del latín le suponía un grandísimo esfuerzo. Así, antes de ser ordenado sacerdote en 1815, hubo de superar numerosos obstáculos (entre los que se contaba la difícil situación de su país en aquel tiempo). Luego de esto, fue enviado como párroco a la pequeña aldea de Ars. Pronto su fama de confesor y médico de almas atravesó las fronteras de Francia. Si bien, el orfanato que fundó era su obra preferida, dedicó largas horas a dispensar el Sacramento de la Reconciliación; muchos sacerdotes, religiosos y fieles de distintos países, acudían buscando su consejo. Había sido dotado por Dios de un agudo sentido común, perspicacia y discreción de espíritus. El dinero que le donaban lo destinaba a las limosnas, alimentar a sus huérfanos y embellecer la liturgia de su Parroquia. Recibió el don de conocimiento sobrenatural, por el que penetraba el pasado y el futuro, y el carisma de sanación. La pureza y la mortificación le caracterizaron desde su juventud hasta su muerte. Es patrono de los sacerdotes y párrocos.