3 de Octubre: San Francisco de Borja, presbítero (1510-1572)

Nació en 1510 en Gandía (España), en el seno de una familia de la realeza. Joven aún, entró al servicio de la corte y contrajo matrimonio, que fue modelo de armonía y fidelidad, dando como fruto ocho hijos. Nombrado virrey de Cataluña heredó, al morir su padre, el ducado de Gandía. Cuando falleció la reina de España, Francisco fue encargado de llevar su cadáver para sepultarlo. Al abrir el ataúd para cerciorarse de que era la reina, el santo quedó tan impresionado que tomó la resolución de “no servir nunca más a un señor que pudiese morir”. Este hecho marcó el inicio de su conversión, empezó a visitar pobres y a vincularse con religiosos y sacerdotes. Después de la muerte de su esposa y concluida la educación de sus hijos, ingresó en la Compañía de Jesús y fue ordenado sacerdote en 1551. Tres años más tarde, san Ignacio le nombró superior provincial en España, donde el número de casas de la congregación creció admirablemente; su formación se basaba en la oración y los sacramentos, la oposición a la mentalidad del mundo y la perfecta obediencia. Al morir san Ignacio, lo remplazó el Padre Laínez, y a éste, san Francisco, como superior general de la Compañía, hasta que partió hacia la eternidad el 30 de septiembre de 1572.