28 de febrero

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Eclesiástico 5, 1-8

 

No confíes en tus riquezas, ni digas: «Con esto me basta».

No sigas tu instinto y tu fuerza, secundando las pasiones de tu corazón.

Y no digas: «Quién puede dominarme?», o bien: «Quién logrará someterme por lo que he hecho?», porque el Señor ciertamente te castigará.

No digas: «He pecado, y ¿qué me ha pasado?», porque el Señor sabe esperar.

Del perdón no te sientas tan seguro, mientras acumulas pecado tras pecado.

Y no digas: «Es grande su compasión, me perdonará mis muchos pecados», porque él tiene compasión y cólera, y su ira recae sobre los malvados.

No tardes en convertirte al Señor, ni lo dejes de un día para otro, de repente la ira del Señor se enciende, y el día del castigo perecerás.

No confíes en riquezas injustas, porque de nada te servirán el día de la desgracia.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 1, 1-2. 3. 4 y 6

 

R/. Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.

Dichoso el hombre

que no sigue el consejo de los impíos,

ni entra por la senda de los pecadores,

ni se sienta en la reunión de los cínicos;

sino que su gozo es la ley del Señor,

y medita su ley día y noche. R/.

Será como un árbol

plantado al borde de la acequia:

da fruto en su sazón

y no se marchitan sus hojas;

y cuanto emprende tiene buen fin. R/.

No así los impíos, no así;

serán paja que arrebata el viento.

Porque el Señor protege el camino de los justos,

pero el camino de los impíos acaba mal. R/.

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 9, 41-50

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El que os dé a beber un vaso de agua porque sois de Cristo, en verdad os digo que no se quedará sin recompensa. El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te induce a pecar, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos a la “gehenna” al fuego que no se apaga.

Y, si tu pie te induce a pecar, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies a la “gehenna”.

Y, si tu ojo te induce a pecar, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser echado con los dos ojos a la “gehenna”, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.

Todos serán salados a fuego. Buena es la sal; pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salaréis? Tened sal entre vosotros y vivid en paz unos con otros».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

28 de Febrero: Beata Antonia de Florencia, terciaria regular franciscana (1401-1472)

Nació en Florencia (Italia) en 1401, se casó joven y tuvo un hijo, pero enviudó pronto, quedando sola con el niño muy pequeño aún. Pensando en él, accedió a contraer matrimonio de nuevo, pero también esta vez su esposo murió al poco tiempo. Se dedicó entonces únicamente a la crianza de su hijo y ya cuando éste creció, Antonia ingresó con las Hermanas Terciarias Regulares de San Francisco, que pasaron a ser su nueva familia (sobrenatural), puesto que su única ambición era santificarse, para lo cual no escatimó esfuerzo alguno, centrándose en vivir sólo para Dios. Sentía la urgencia de una mayor austeridad en la regla, de una pobreza más rígida, de una abnegación más perfecta, en razón de lo cual, en 1447, con la autorización del Papa, y la bendición de san Juan de Capistrano, vicario general, se retiró con doce compañeras al monasterio de Corpus Domini con el deseo de vivir de manera más íntegra y fiel la primera regla de Santa Clara. Confiándosele la misión de guiar a sus hermanas, fue elegida abadesa del monasterio. Durante largos años se caracterizó por ser modelo del espíritu observante, trabajando por la reforma de las costumbres, la virtud, especialmente la santa obediencia. Durante quince años tuvo que soportar una dolorosa enfermedad, y fuertes luchas espirituales, las cuales logró vencer dedicándose al cuidado de los demás, reconociendo mayor alegría en dar que en recibir. Antes de morir recomendó a sus hermanas la exacta observancia de la regla y la caridad fraterna. Murió el 28 de febrero de 1472. En 1847 el beato Papa Pío IX, autorizó su culto.

27 de febrero

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Eclesiástico 4, 12-22

 

El que la ama, ama la vida, y los que madrugan por ella se llenarán de gozo. El que la adquiere heredará la gloria y dondequiera que vaya, el Señor lo bendecirá. Los que sirven, sirven al Santo, y a los que la aman, los ama el Señor. El que la escucha, juzgará a las naciones, y el que a ella se aplica, vivirá seguro. Si confía en ella, la recibirá en herencia, y sus descendientes la tendrán en posesión. Porque al principio lo lleva por caminos tortuosos y lo escrutará con cuidado; le infunde miedo y temblor, lo atormenta con su disciplina, hasta que pueda confiar en él, y lo pone a prueba con sus exigencias. Pero luego vuelve a él por el camino recto, lo colma de alegría y le revela sus secretos, y lo enriquecerá de ciencia y de conocimiento recto. Si él se desvía, lo abandonará y lo dejará a merced de su propia ruina. Ten en cuenta las circunstancias y guárdate del mal, pero no te avergüences de ti mismo. Porque hay una vergüenza que conduce al pecado, y hay una vergüenza que es honor y gracia. No tengas miramientos en perjuicio propio, ni sientas vergüenza por tu caída.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 118, 165. 168. 171. 172. 174. 175

 

R/. Mucha paz tienen los que aman tu ley, Señor.

 

Mucha paz tiene los que aman tu ley,

y nada los hace tropezar. R/.

Guardo tus preceptos y tus mandatos,

y tú tienes presentes mis caminos. R/.

De mis labios brota la alabanza,

porque me ensañaste tus decretos. R/.

Mi lengua canta tu promesa,

porque todos tus preceptos son justos. R/.

Ansío tu salvación, Señor,

tu ley es mi delicia. R/.

Que mi alma viva para alabarte,

que tus mandamientos me auxilien. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 9, 38-40

 

En aquel tiempo, Juan dijo a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no viene con nosotros».

Jesús respondió: «No se lo impidáis, porque quien hace un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

27 de Febrero: Beata María de la Caridad del Espíritu Santo, franciscana (1860-1943)

Nació en Kaltbrunn (Suiza). Desde pequeña, su madre la guió a amar intensamente a nuestro Señor Jesucristo y a la Virgen María, procurando encauzar hacia el bien la extraordinaria inteligencia de su hija. En 1880, Caridad ingresó en el convento Franciscano “María Hilf”, recibiendo su nuevo nombre, y al año siguiente hizo su profesión religiosa. Fue docente en el colegio contiguo al monasterio. Se ofreció para ir a Ecuador, y después de un tiempo de trabajar allí, en 1993, fue destinada para una fundación en Túquerres (Colombia), donde, con total disponibilidad en el servicio, desempeñó una gran labor misionera. Fundó en 1894 la Congregación de Franciscanas de María Inmaculada. Inculcó en sus hermanas gran espíritu de oración y apostolado con los más pobres, nutriéndose con una profunda vida interior. Por su gran amor a Jesús Sacramentado, obtuvo licencia para la Adoración Perpetua diurna y nocturna, dejándola como regalo a su comunidad. Ella le tenía mucha veneración a los sacerdotes como ministros del Señor. Murió diciendo: «Jesús, …Me muero». Fue beatificada por San Juan Pablo II el 23 de marzo de 2003.

26 de febrero

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Eclesiástico 2, 1-13

 

Hijo, si te acercas a servir al Señor, permanece firme en la justicia y en el temor, y prepárate para la prueba.

Endereza tu corazón, mantente firme no te angusties en tiempo de adversidad.

Pégate a él y no te separes, para que al final seas enaltecido.

Todo lo que te sobrevenga, acéptalo, y sé paciente en la adversidad y en la humillación.

Porque en el fuego se prueba el oro, y los que agradan a Dios en el horno de la humillación.

Confía en él y él te ayudará, endereza tus caminos y espera en él.

Los que teméis al Señor, aguardad su misericordia y no os desviéis, no sea que caigáis.

Los que teméis al Señor, confiad en él, y no se retrasará vuestra recompensa.

Los que teméis al Señor, esperad bienes, gozo eterno y misericordia.

Los que teméis al Señor, amadlo y vuestros corazones se llenarán de luz.

Fijaos en las generaciones antiguas y ved: ¿Quién confió en el Señor y quedó defraudado?, o ¿quién perseveró en su temor y fue abandonado?, o ¿quién lo invocó y fue desatendido?

Porque el Señor es compasivo y misericordioso, perdona los pecados y salva en tiempo de desgracia, y protege a aquellos que lo buscan sinceramente.

¡Ay del corazón desfallecido que no tiene fe, porque no será protegido!

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

SALMO RESPONSORIAL

Sal 36, 3-4. 18-19. 27-28. 39-40

 

R/. Encomienda tu camino al Señor, y él actuará.

 

Confía en el Señor y haz el bien:

habitarás tu tierra y reposarás en ella en fidelidad;

sea el Señor tu delicia,

y él te dará lo que pide tu corazón. R/.

El Señor vela por los días de los buenos,

y su herencia durará siempre;

no se agostarán en tiempo de sequía,

en tiempo de hambre se saciarán. R/.

Apártate del mal y haz el bien,

y siempre tendrás una casa;

porque el Señor ama la justicia

y no abandona a sus fieles.

Los inicuos son exterminados,

la estirpe de los malvados se extinguirá. R/.

El Señor es quien salva a los justos,

él es su alcázar en el peligro;

el Señor los protege y los libra,

los libra de los malvados y los salva

porque se acogen a él. R/.

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 9, 30-37

 

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos.

Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará».

Pero no entendían lo que decía, y les daba miedo preguntarle. Llegaron a Cafarnaum, y una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?».

Ellos callaban, pues por el camino habían discutido quién era el más importante.

Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos».

Y tomando un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

26 de Febrero: San Alejandro de Alejandría, obispo (250- 326)

San Alejandro nació en Alejandría, el año 250, y fue consagrado obispo de su ciudad natal desde el 313 hasta su muerte. Fue el decimonoveno patriarca de Alejandría. Fue reconocido por su oposición a la herejía arriana, y también por su doctrina apostólica. Ordenó presbítero al joven diácono Atanasio, que sería su sucesor. Fue muy acreditado en la enseñanza de la fe cristiana, por lo que se le incluye en el santoral tanto en la Iglesia Católica, como en la Ortodoxa y en la Copta, ponderando su celo apostólico. Su Carta Episcopal sobre la herejía arriana forma parte aún de la literatura eclesiástica. Para obispos, prefería nombrar a monjes eremitas pues los consideraba un buen modelo para sus ovejas. También insistía en la caridad con los pobres. Fue uno de los principales responsables del Primer Concilio de Nicea, donde el arrianismo fue formalmente condenado. Falleció en Alejandría el año 326, dos años después de regresar del Concilio, y de nombrar a san Atanasio para sucederle en la sede patriarcal.

25 de febrero

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Eclesiástico 1, 1-10b

 

Toda sabiduría viene del Señor y está con él por siempre.

La arena de los mares, las gotas de la lluvia y los días del mundo, ¿quién los contará?

La altura de los cielos, la anchura de la tierra y la profundidad del abismo, ¿quién las escrutará?

¿Quién ha escrutado la sabiduría de Dios, que es anterior a todo?

Antes que todo fue creada la sabiduría, y la inteligencia prudente desde la eternidad.

La fuente de la sabiduría es la palabra de Dios en las alturas y sus canales son mandamientos eternos.

La raíz de la sabiduría, ¿a quién fue revelada? Y sus recursos, ¿quién los conoció?

La ciencia de la sabiduría, ¿a quien fue revelada? Y su mucha experiencia, ¿quién la conoció?

Uno es el Altísimo, creador todopoderoso.

Uno solo es sabio, temible en extremo: el que está sentado en su trono.

El Señor mismo creó la sabiduría, la vio, la midió y la derramó sobre todas sus obras.

Se la concedió a todos los vivientes y se la regaló a quienes lo aman.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

SALMO RESPONSORIAL

Sal 92, 1ab. 1c-2. 5

 

R/. El Señor reina, vestido de majestad.

 

El Señor reina, vestido de majestad;

el Señor, vestido y ceñido de poder. R/.

Así está firme el orbe y no vacila.

Tu trono está firme desde siempre,

y tú eres eterno. R/.

Tus mandatos son fieles y seguros;

la santidad es el adorno de tu casa,

Señor, por días sin término. R/.

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 9, 14-29

 

En aquel tiempo, Jesús y los tres discípulos bajaron del monte y volvieron a donde estaban los demás discípulos, vieron mucha gente alrededor y a unos escribas discutiendo con ellos.

Al ver a Jesús, la gente se sorprendió y corrió a saludarlo.

Él les preguntó: «¿De qué discutís?».

Uno de la gente le contestó: «Maestro, te he traído a mi hijo; tiene un espíritu que no lo deja hablar; y cuando lo agarra, lo tira al suelo, echa espumarajos, rechina los dientes y se queda rígido. He pedido a tus discípulos que lo echen y no han sido capaces».

Él, tomando la palabra, les dice: «¡Generación incrédula! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo».

Se lo llevaron.

El espíritu, en cuanto vio a Jesús, retorció al niño; este cayó por tierra y se revolcaba echando espumarajos.

Jesús preguntó al padre: «¿Cuánto tiempo hace que le pasa esto?».

Contestó él: «Desde pequeño. Y muchas veces hasta lo ha echado al fuego y al agua para acabar con él. Si algo puedes, ten compasión de nosotros y ayúdanos».

Jesús replicó: «¿Si puedo? Todo es posible al que tiene fe».

Entonces el padre del muchacho se puso a gritar: «Creo, pero ayuda mi falta de fe».

Jesús, al ver que acudía gente, increpó al espíritu inmundo, diciendo: «Espíritu mudo y sordo, yo te lo mando: sal de él y no vuelvas a entrar en él».

Gritando y sacudiéndolo violentamente, salió.

El niño se quedó como un cadáver, de modo que muchos decían que estaba muerto.

Pero Jesús lo levantó cogiéndolo de la mano y el niño se puso en pie.

Al entrar en casa, sus discípulos le preguntaron a solas: «¿Por qué no pudimos echarlo nosotros?».

Él les respondió: «Esta especie sólo puede salir con oración».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

25 de Febrero: Beato Sebastián de Aparicio, franciscano (1502 – 1600)

Nació en el año 1502 en Galicia, España. Le agradaba la vida de campo porque consideraba que en esa soledad, paz y silencio era más fácil hablar con Dios y meditar. Fue pastor de las ovejas de sus padres y aprovechó ese espacio de tranquilidad para dedicarse por largos ratos a la oración. Viajó a Puebla (México), donde los pobres indígenas sufrían mucha pobreza, y él los ayudaba en todo lo posible. Trabajaba con carros tirados por caballos y ayudó en el progreso de los pueblos, estableciendo entre ellos un fluido comercio. A sus 60 años, después de ser curado de una grave enfermedad, le recomendaron que orase fervorosamente a Dios para que le iluminara y que contrajese matrimonio. Sebastián lo hizo, viviendo en virginidad con su esposa, la cual murió al año de celebrada la boda. Siete años después, volvió a casarse, pero su esposa falleció en un accidente antes del primer aniversario. Finalmente, deseoso de servir siempre al Señor, y acogiendo el consejo de su confesor, ingresó como hermano lego en los Franciscanos, profesando solemnemente a sus 73 años de edad, antes de ello había vendido sus cuantiosas propiedades, y legado el dinero a las religiosas clarisas. Se destacaba por su gran disponibilidad y prontitud en el servicio, a pesar de su avanzada edad. Tenía una especial devoción a la Santísima Virgen, en cuyo honor permanecía de continuo rezando el santo Rosario. El demonio acostumbraba asaltarlo por las noches con visiones horribles para hacerlo salir de la comunidad religiosa, pero el santo le ahuyentaba con la oración. Sentía gran aprecio por la naturaleza, y los animales manifestaban agrado ante su persona. Murió en el año 1600 y fue beatificado en 1787. Su cuerpo se halla incorrupto en Puebla.

Homilía 24 de febrero

Homilía sábado 23 de febrero