1 de diciembre

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Apocalipsis 22, 1-7

 

El ángel del Señor me mostró a mí, Juan, un río de agua de vida, reluciente como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero. En medio de su plaza, a un lado y otro del río, hay un árbol de vida que da doce frutos, uno cada mes. Y las hojas del árbol sirven para la curación de las naciones. Y no habrá maldición alguna. Y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le darán culto. Y verán su rostro, y su nombre está sobre sus frentes. Y ya no habrá más noche, y no tienen necesidad de luz de lámpara ni de luz de sol, porque el Señor Dios los iluminará y reinarán por los siglos de los siglos. Y me dijo: «Estas son palabras fieles y veraces; el Señor, Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel para mostrar a sus siervos lo que tiene que suceder pronto. Mira, yo vengo pronto. Bienaventurado el que guarda las palabras proféticas de este libro».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 94, 1-2. 3-5. 6-7c

 

R/. Maranatá. ¡Ven, Señor Jesús!

 

Venid, aclamemos al Señor,

demos vítores a la Roca que nos salva;

entremos a su presencia dándole gracias,

aclamándolo con cantos. R/.

Porque el Señor es un Dios grande,

soberano de todos los dioses:

tiene en su mano las simas de la tierra,

son suyas las cumbres de los montes;

suyo es el mar, porque él lo hizo,

la tierra firme que modelaron sus manos. R/.

Entrad, postrémonos por tierra,

bendiciendo al Señor, creador nuestro.

Porque él es nuestro Dios,

y nosotros su pueblo,

el rebaño que él guía. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 34-36

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y las inquietudes de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra.

Estad, pues, despiertos en todo tiempo, pidiendo que podáis escapar de todo lo que está por suceder y manteneros en pie ante el Hijo del hombre».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

1 de Diciembre: Santos Edmundo Campion, Rodolfo Sherwin y Alejandro Briant (s. XVI)

Originarios de Londres, estos tres santos presbíteros fueron mártires durante el reinado y persecución de Isabel I, siendo notable su fortaleza en defensa de su fe y de la primacía del Papa. San Edmundo, desde joven había profesado la fe católica. Después de ser admitido en Roma en la Compañía de Jesús y ordenado sacerdote en Praga, regresó a su patria, donde de palabra y por escrito, fortaleció en gran manera las almas de los fieles, en razón de lo cual, después de muchos tormentos, fue ajusticiado en el patíbulo de Tyburn en 1581. Los mismos suplicios sufrieron con él san Rodolfo y san Alejandro, éste último, admitido con mérito en la Orden Jesuita, cuando estaba ya en la cárcel. Fueron canonizados por el beato Papa Pablo VI junto con los «Cuarenta Mártires de Inglaterra y Gales».

30 de Noviembre: San Andrés, apóstol (principios del s. I d.C- 63)

Nació en Betsaida, Galilea. Era hermano de san Pedro. Antes de encontrarse con el Señor, fue discípulo de Juan el Bautista y, al escuchar a éste señalar a Jesús como “el Cordero de Dios”, siguió al Señor sin vacilación alguna. Más tarde fue elegido por el Divino Maestro para ser uno de los doce apóstoles que le acompañasen en su ministerio público. Presenció la mayoría de los milagros de Jesús y fue también quien presentó al joven en la multiplicación de los panes y los peces, así lo narra la Escritura: “Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: -Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero, ¿qué es eso para tantos?” (Jn 6,8-9).

Después de la Ascensión del Señor y habiendo recibido el don del Espíritu Santo en Pentecostés, marchó a las tierras del norte y evangelizó lo que actualmente es Rusia, Turquía, Bulgaria, Rumanía, Albania y Yugoslavia. Murió en Acaya (Grecia), atado a una cruz en forma de equis, en la que permaneció tres días predicando sin cesar, hasta que partió hacia el Cielo. Era el 30 de noviembre del año 63, bajo el imperio de Nerón en Roma.

30 de Noviembre

PRIMERA LECTURA

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 10, 9-18

 

Hermanos: Si profesas con tus labios que Jesús es Señor, y crees con tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvo. Pues con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con los labios se profesa para alcanzar la salvación.

Pues dice la Escritura: «Nadie que crea en Él quedará confundido».

En efecto, no hay distinción entre judío y griego, porque uno mismo es el Señor de todos, generoso con todos los que lo invocan, pues «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo». Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído?; ¿cómo creerán en aquel de quien no han oído hablar?; ¿cómo oirán hablar de Él sin nadie que anuncie? y ¿cómo anunciarán si no los envían? Según está escrito: «¡Qué hermosos los pies de los que anuncian la Buena Noticia del bien!» Pero no todos han prestado oídos al Evangelio. Pues Isaías afirma: «Señor, ¿quién ha creído nuestro mensaje?». Así, pues, la fe nace del mensaje que se escucha, y la escucha viene a través de la palabra de Cristo. Pero digo yo: ¿Es que no lo han oído? Todo lo contrario: «A toda la tierra alcanza su pregón, y hasta los confines del orbe sus palabras».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 18, 2-3. 4-5

 

R/. A toda la tierra alcanza su pregón.

 

El cielo proclama la gloria de Dios,

 el firmamento pregona la obra de sus manos:

el día al día le pasa el mensaje,

la noche a la noche se lo susurra. R/.

Sin que hablen, sin que pronuncien,

 sin que resuene su voz,

a toda la tierra alcanza su pregón

y hasta los límites del orbe su lenguaje. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 4, 18-22

 

En aquel tiempo, paseando Jesús junto al mar de Galilea vio a dos hermanos, a Simón, llamado Pedro, y a Andrés, que estaban echando la red en el mar, pues eran pescadores.

Les dijo: «Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres». Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, su hermano, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre, y los llamó. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

29 de Noviembre: Beata Maria Magdalena de la Encarnación

Nació en Porto Santo Stefano – Italia, el 16 de abril de 1770 y bautizada al día siguiente con el nombre de Catalina María Francisca Antonia. Su padre Lorenzo Sordini promovió la veneración pública del Santísimo Sacramento. A los 17 años recibió una propuesta de matrimonio de un joven que le regaló preciosas joyas. Adornada con ellas frente al espejo se le apareció el rostro doloroso de Jesús que le invitaba a entregarse a Él y le decía: “Catalina me abandonas por un amor humano”. En febrero de 1788 ingresó en el monasterio de las Terciarias Franciscanas con el nombre de Sor María Magdalena de la Encarnación. En 1807 se traslada a Roma y funda el primer monasterio de Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento. Por iniciativa suya la iglesia se abrió a la adoración de los fieles laicos. Por su íntima unión con Dios, su gran espíritu de fe y su intensa oración en tiempos muy difíciles, el Señor realizó por medio suyo muchas obras. Murió el 29 de noviembre de 1824 en Roma. Fue beatificada por S.S. Benedicto XVI el 15 de abril de 2007.

29 de Noviembre

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Apocalipsis 18, 1-2. 21-23; 19, 1-3. 9a

 

Yo, Juan, vi un ángel que bajaba del cielo con gran autoridad, y la tierra se deslumbró con su resplandor. Y gritó con fuerte voz: «Cayó, cayó la gran Babilonia. Y se ha convertido en morada de demonios, en guarida de todo espíritu inmundo, en guarida de todo pájaro inmundo y abominable.

Un ángel vigoroso levantó una piedra grande como una rueda de molino y la precipitó al mar diciendo: «Así, con este ímpetu será precipitada Babilonia, la gran ciudad, y no quedará rastro de ella. No se escuchará más en ti la voz de citaristas ni músicos, de flautas y trompetas. No habrá más en ti artífices de ningún arte; y ya no se escuchará en ti el ruido del molino; ni brillará más en ti luz de lámpara; ni se escuchará más en ti la voz del novio y de la novia, porque tus mercaderes eran los magnates de la tierra y con tus brujerías embaucaste a todas las naciones».

Después de esto oí en el cielo como el vocerío de una gran muchedumbre, que decía: «Aleluya La salvación, la gloria y el poder son de nuestro Dios, porque sus juicios son verdaderos y justos. Él ha condenado a la gran prostituta que corrompía la tierra con sus fornicaciones, y ha vengado en ella la sangre de sus siervos».

Y por segunda vez dijeron: «¡Aleluya!».

Y el humo de su incendio sube por los siglos de los siglos.

Y me dijo: «Escribe: “Bienaventurados los invitados al banquete de bodas del Cordero”».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 99, 1b-2. 3. 4. 5

 

R/. Bienaventurados los invitados al banquete de bodas del Cordero.

 

Aclama al Señor, tierra entera,

servid al Señor con alegría,

entrad en su presencia con vítores. R/.

Sabed que el Señor es Dios:

que él nos hizo y somos suyos,

su pueblo y ovejas de su rebaño. R/.

Entrad por sus puertas con acción de gracias,

por sus atrios con himnos,

dándole gracias y bendiciendo su nombre. R/.

El Señor es bueno,

su misericordia es eterna,

su fidelidad por todas las edades. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 20-28

 

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando veáis a Jerusalén sitiada por ejércitos, sabed que entonces está cerca su destrucción.

Entonces los que estén en Judea, que huyan a los montes; los que estén en medio de Jerusalén, que se alejen; los que estén en los campos, que no entren en ella; porque estos son “días de venganza” para que se cumpla todo lo que está escrito.

¡Ay de las que estén encintas o criando en aquellos días!

Porque habrá una gran calamidad en esta tierra y un castigo para este pueblo.

“Caerán a filo de espada”, los llevarán cautivos “a todas las naciones”, y “Jerusalén será pisoteada por gentiles”, hasta que alcancen su plenitud los tiempos de los gentiles.

Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y el oleaje, desfalleciendo los hombres por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo serán sacudidas.

Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y gloria.

Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

28 de Noviembre: San Andrés Tran Van Trông, mártir (1808- 1835)

Nació en el seno de una familia vietnamita cristiana el año 1810, y recibió en el hogar una esmerada educación en la fe. En 1834 ingresó en la Compañía Real de Tejedores de Seda. Al año siguiente, el gobierno dio la orden de que todos los tejedores pisotearan la cruz. Llevado a rastras para que cumpliera con lo pedido, se agarró al cuello de un soldado y encogió las piernas, de manera que no cometió ni siquiera materialmente el acto de apostasía. Él se negó y reconoció que era cristiano. Lo detuvieron y encarcelaron y, a pesar de los suplicios a que lo sometieron, no lograron que pisara la cruz, bendita prenda de nuestra Salvación, ni que apostatara. Fue decapitado a sus 25 años de edad, en presencia de su madre que lo animaba a permanecer fiel a Cristo.

28 de Noviembre

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Apocalipsis 15, 1-4

 

Yo, Juan, vi en el cielo otro signo, grande y maravilloso: Siete ángeles que llevaban siete plagas, las últimas, pues con ellas se consuma la ira de Dios.

Vi una especie de mar de vidrio mezclado con fuego; los vencedores de la bestia, de su imagen y del número de su nombre estaban de pie sobre el mar cristalino; tenían en la mano las cítaras de Dios. Y cantan el cántico de Moisés, el siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: «Grandes y admirables son tus obras, Señor, Dios omnipotente; justos y verdaderos tus caminos, rey de los pueblos. ¿Quién no temerá y no dará gloria a tu nombre? Porque vendrán todas las naciones y se postrarán ante ti, porque tú solo eres santo y tus justas sentencias han quedado manifiestas».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 97, 1bcde. 2-3ab. 7-8. 9

 

R/. Grandes y maravillosas son tus obras, Señor, Dios omnipotente.

 

Cantad al Señor un cántico nuevo,

porque ha hecho maravillas.

Su diestra le ha dado la victoria,

su santo brazo. R/.

El Señor da a conocer su salvación,

revela a las naciones su justicia:

se acordó de su misericordia y su fidelidad

en favor de la casa de Israel. R/.

Retumbe el mar y cuanto contiene,

la tierra y cuantos la habitan;

aplaudan los ríos,

aclamen los montes. R/.

Al Señor, que llega para regir la tierra.

Regirá el orbe con justicia

y los pueblos con rectitud. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 12-19

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a las cárceles, y haciéndoos comparecer ante reyes y gobernadores, por causa de mi nombre. Esto os servirá de ocasión para dar testimonio.

Por ello, meteos bien en la cabeza que no tenéis que preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro.

Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os entregarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán a causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

27 de Noviembre: Virgen de la Medalla Milagrosa

Santa Catalina Labouré, religiosa vicentina, recibió en 1830 cuatro apariciones de nuestra Madre Santísima, en su convento de París. Vestida de blanco con un manto azul, la Virgen le comunicó la misión, la cual le fue indicada de modo específico en la aparición del 27 de noviembre de dicho año, cuando la Madre del Salvador le encargó acuñar una medalla: Su santa imagen pisando la serpiente que está sobre el mundo; de manos de María salían rayos de luz simbolizando las gracias que derrama sobre la humanidad, y alrededor de Ella la inscripción: “Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos” ; en el reverso, envuelto en un óvalo de doce estrellas de  la letra M sobre la que se dibuja una cruz y debajo los Sagrados Corazones de Jesús y María. Resalta de modo especial en esta advocación el deseo de nuestra Señora de ser invocada por sus hijos, para llevarles auxilio y concederles la conversión de corazón; de allí que la mencionada medalla haya tenido tan gran trascendencia en lo sucesivo, pues llevándola con fe y deseo de volver a Dios, muchos obtuvieron innumerables gracias y milagros, lo cual llevó a que, de llamarla “de la Inmaculada Concepción”, la conociéramos popularmente como “Medalla Milagrosa”.