1 de Octubre: Santa Teresita del Niño Jesús, virgen (1873-1897)

Nació en Alençon (Francia) el 2 de enero de 1873. Sus padres Louis Martin y Zélie Guérin -también canonizados-, la educaron en la virtud y amor al sacrificio. Cuando tenía cuatro años, murió su madre y la familia se trasladó a Lisieux. En 1884 Teresa recibió su Primera Comunión y puso a Jesús Eucaristía en el centro de su vida. Dos años más tarde, en la noche de Navidad, le fue concedida la gracia que ella denominó su “completa conversión”, en la que su debilidad fue transformada en valentía y fortaleza. A los 15 años peregrina a Roma con el deseo de solicitar al Santo Padre permiso para ingresar en el Carmelo de Lisieux. Meses después, el 9 de abril de 1888, ingresa en la vida religiosa, la cual transcurre llena de duras pruebas y sufrimientos que Teresita acoge sin dejar de manifestar la alegría en su rostro y de ofrecer todo por la salvación de las almas. En la fiesta de la Natividad de la Virgen de 1890 profesa solemnemente sus votos de pobreza, castidad y obediencia. Enamorada de la Sagrada Escritura, de la que no cesa de alimentarse, la santa descubre el camino de infancia espiritual en total abandono y confianza en Dios. En 1896 enferma de tuberculosis, y muere, tras una agonía de dos días, el 30 de septiembre de 1897. Es patrona de las misiones y protectora especial de los sacerdotes.

 

Lunes 1 de octubre

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de Job 1, 6-22

 

Un día los hijos de Dios se presentaron ante el Señor; entre ellos apareció también Satán. El Señor preguntó a Satán: «¿De dónde vienes?».

Satán respondió al Señor: «De dar vueltas por la tierra; de andar por ella».

El Señor añadió: «¿Te has fijado en mi siervo Job? En la tierra no hay otro como él: es un hombre justo y honrado, que teme a Dios y vive apartado del mal».

Satán contestó al Señor: «¿Y crees que Job teme a Dios de balde? ¿No has levantado tú mismo una valla en torno a él, su hogar y todo lo suyo? Has bendecido sus trabajos, y sus rebaños se extienden por el país. Extiende tu mano y daña sus bienes y ¡ya verás cómo te maldice en la cara!».

El Señor respondió a Satán: «Haz lo que quieras con sus cosas, pero a él ni lo toques».

Satán abandonó la presencia del Señor.

Un día que sus hijos e hijas comían y bebían en casa del hermano mayor, llegó un mensajero a casa de Job con esta noticia: «Estaban los bueyes arando y las burras pastando a su lado, cuando cayeron sobre ellos unos sabeos, apuñalaron a los mozos y se llevaron el ganado. Sólo yo pude escapar para contártelo».

No había acabado este de hablar, cuando llegó otro con esta noticia: «Ha caído un rayo del cielo que ha quemado y consumido a las ovejas y a los pastores. Sólo yo pude escapar para contártelo».

No había acabado este de hablar, cuando llegó otro con esta noticia: «Una banda de caldeos, divididos en tres grupos, se ha echado sobre los camellos y se los ha llevado, después de apuñalar a los mozos. Sólo yo pude escapar para contártelo».

No había acabado este de hablar, cuando llegó otro con esta noticia: «Estaban tus hijos y tus hijas comiendo y bebiendo en casa del hermano mayor, cuando un huracán cruzó el desierto y embistió por los cuatro costados la casa, que se derrumbó sobre los jóvenes y los mató. Sólo yo pude escapar para contártelo».

Entonces Job se levantó, se rasgó el manto, se rapó la cabeza, se echó por tierra y dijo: «Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré a él. El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó; bendito sea el nombre del Señor».

A pesar de todo esto, Job no pecó ni protestó contra Dios.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 16, 1bcde. 2-3. 6-7

 

R/. Inclina el oído y escucha mis palabras.

 

Señor, escucha mi apelación,

atiende a mis clamores,

presta oído a mi súplica,

que en mis labios no hay engaño. R/.

Emane de ti la sentencia,

miren tus ojos la rectitud.

Aunque sondees mi corazón, visitándolo de noche;

aunque me pruebes al fuego,

no encontrarás malicia en mí. R/.

Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío;

inclina el oído y escucha mis palabras.

Muestra las maravillas de tu misericordia,

tú que salvas de los adversarios

a quien se refugia a tu derecha. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 46-50

 

En aquel tiempo, se suscitó entre los discípulos una discusión sobre quién sería el más importante.

Entonces Jesús, conociendo los pensamientos de sus corazones, tomó de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: «El que acoge a este niño en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, acoge al que me ha enviado. Pues el más pequeño de vosotros es el más importante».

Entonces Juan tomó la palabra y dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre y se lo hemos prohibido, porque no anda con nosotros».

Jesús le respondió: «No se lo impidáis: el que no está contra vosotros, está a favor nuestro».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

30 de septiembre: San Jerónimo, presbítero y doctor de la Iglesia (342 – 420)

Nació en el año 342 en Stridon (Dalmacia). Se trasladó a Roma para estudiar latín, lengua que llegó a dominar perfectamente junto con el griego. Educado por un famoso gramático pagano, se hizo adicto a vanidades y lujos hasta que, en un sueño, vio al Señor que le reclamaba el tiempo perdido leyendo autores paganos en lugar de leer las Sagradas Escrituras. Tocado por Dios, marchó hacia el desierto a hacer penitencia por sus pecados. Cuando volvió a la ciudad, el Papa san Dámaso lo nombró su secretario y le encomendó traducir la Biblia del hebreo y el griego al latín. Tenía casi 40 años de edad cuando fue ordenado sacerdote. Con el tiempo, los cargos de confianza que le encomendaban y su manera de corregir, llevaron a muchos e envidiarle y guardarle rencor, por lo que decidió partir a Tierra Santa. Allí se estableció en Belén, donde hizo construir un convento masculino y tres femeninos, y se dedicó al estudio de las Sagradas Escrituras. San Jerónimo es uno de los santos más amantes y estudiosos de la Biblia. Murió el 30 de septiembre del año 420.

 

Domingo 30 de septiembre

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de los Números 11, 25-29

 

En aquellos días, el Señor bajó en la Nube, habló con Moisés y, apartando algo del espíritu que poseía, se lo pasó a los setenta ancianos. En cuanto se posó sobre ellos el espíritu, se pusieron a profetizar. Pero no volvieron a hacerlo.

Habían quedado en el campamento dos del grupo, llamados Eldad y Medad. Aunque eran de los designados, no habían acudido a la tienda. Pero el espíritu se posó sobre ellos, y se pusieron a profetizar en el campamento. Un muchacho corrió a contárselo a Moisés: «Eldad y Medad están profetizando en el campamento». Josué, hijo de Nun, ayudante de Moisés desde joven, intervino: «Señor mío, Moisés, prohíbeselo». Moisés le respondió: «¿Es que estás tú celoso por mí? ¡Ojalá todo el pueblo del Señor recibiera el espíritu del Señor y profetizara»! 

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 18, 8. 10. 12-13. 14

 

R/. Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón.

 

La ley del Señor es perfecta y es descanso del alma;

el precepto del Señor es fiel e instruye a los ignorantes. R/.

El temor del Señor es puro y eternamente estable;

los mandamientos del Señor son verdaderos y enteramente justos. R/.

También tu siervo es instruido por ellos

y guardarlos comporta una gran recompensa.

¿Quién conoce sus faltas? Absuélveme de lo que se me oculta. R/.

Preserva a tu siervo de la arrogancia, para que no me domine:

así quedaré limpio e inocente del gran pecado. R/.

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la carta del apóstol Santiago 5, 1-6

 

Atención, ahora, los ricos: llorad a gritos por las desgracias que se os vienen encima. Vuestra riqueza está podrida y vuestros trajes se han apolillado. Vuestro oro y vuestra plata están oxidados y su herrumbre se convertirá en testimonio contra vosotros y devorará vuestras carnes como fuego.

¡Habéis acumulado riquezas… en los últimos días!

Mirad, el jornal de los obreros que segaron vuestros campos, el que vosotros habéis retenido, está gritando, y los gritos de los segadores han llegado a los oídos del Señor del universo. Habéis vivido con lujo sobre la tierra y os habéis dado a la gran vida, habéis cebado vuestros corazones para el día de la matanza. Habéis condenado, habéis asesinado al inocente, el cual no os ofrece resistencia.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 9, 38-43. 45. 47-48

 

En aquel tiempo, Juan dijo a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no viene con nosotros». Jesús respondió: «No se lo impidáis, porque quien hace un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro.

Y el que os dé a beber un vaso de agua porque sois de Cristo, en verdad os digo que no se quedará sin recompensa. El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te induce a pecar, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos a la “gehenna”, al fuego que no se apaga. Y, si tu pie te induce a pecar, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies a la “gehenna”.

Y, si tu ojo te induce a pecar, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser echado con los dos ojos a la “gehenna”, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

¿Luchas por ganar el cielo? …

29 de septiembre: Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

Celebramos la fiesta de los santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, cuyos nombres encontramos en la Sagrada Escritura. Miguel significa “¿quién como Dios?”, y es el príncipe de la milicia celestial. Aparece en el capítulo 12 del libro del profeta Daniel y en el capítulo 12 del Apocalipsis, así como en la carta de san Judas. La Iglesia pide el auxilio de san Miguel para la protección contra el demonio y los demás espíritus del mal. San Gabriel cuyo nombre quiere decir “fortaleza de Dios”, anunció a Zacarías el nacimiento de Juan Bautista (Lc 1, 11-20) y a la Santísima Virgen la Encarnación del Hijo de Dios en su seno virginal (Lc 1, 26). Rafael, que significa “medicina de Dios”, aparece en el libro de Tobías, donde se narra que toma forma humana y acompaña a Tobías en su viaje, ayudándole en sus dificultades. Esta festividad se ha celebrado a finales de septiembre desde el siglo VI, y su origen es la dedicación de la basílica de San Miguel en Roma.

Sábado 29 de septiembre

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del profeta Daniel 7, 9-10. 13-14

 

Miré y vi que colocaban unos tronos. Un anciano se sentó.

Su vestido era blanco como nieve, su cabellera como lana limpísima; su trono, llamas de fuego; sus ruedas, llamaradas; un río impetuoso de fuego brotaba y corría ante él.

Miles y miles lo servían, millones estaban a sus órdenes.

Comenzó la sesión y se abrieron los libros. Seguí mirando. Y en mi visión nocturna vi venir una especie de hijo de hombre entre las nubes del cielo.

Avanzó hacia el anciano y llegó hasta su presencia. A él se le dio poder, honor y reino. Y todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieron. Su poder es un poder eterno, no cesará. Su reinó no acabará.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 137, 1bcd-2a. 2bcd-3. 4-5

 

R/. Delante de los ángeles tañeré para ti, Señor.

 

Te doy gracias, Señor, de todo corazón,

delante de los ángeles tañeré para ti;

 me postraré hacia tu santuario. R/.

Daré gracias a tu nombre: por tu misericordia y tu lealtad,

porque tu promesa supera a tu fama.

Cuando te invoqué, me escuchaste,

acreciste el valor en mi alma. R/.

Que te den gracias, Señor, los reyes de la tierra,

al escuchar el oráculo de tu boca;

canten los caminos del Señor,

porque la gloria del Señor es grande. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Juan 1, 47-51

 

En aquel tiempo, vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño». Natanael le contesta: «¿De qué me conoces?».

Jesús le responde: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi».

Natanael respondió: «Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel». Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores». Y le añadió: «En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

28 de septiembre: San Wenceslao, Mártir (907 – 935)

Hijo del príncipe Wratislao, Wenceslao nació en Bohemia, hacia el año 907. Fue criado por su abuela, santa Ludmila, que se dedicó con gran diligencia a inculcarle profundos sentimientos de piedad en el servicio a Dios y de caridad con el prójimo, lo cual el joven aprendió eficazmente. Tras la muerte de su padre, el santo fue elegido duque de Bohemia, y desde allí sirvió a su pueblo con justicia y misericordia, poniendo en primer lugar la ley de Dios y de su Iglesia. Su madre que era pagana y su hermano Boleslao -educado por ella-, movidos por la ambición del poder terreno, se empeñaron en oponer grave resistencia al gobierno de san Wenceslao hasta que, en el año 935, su hermano y unos sicarios le apuñalearon dejándole muerto a la salida de una Iglesia, después de haber asistido a la celebración de la Santa Misa. Este santo mártir es patrono de Bohemia.

Viernes 28 de septiembre

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Eclesiastés 3, 1 -11

 

Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo:

Tiempo de nacer, tiempo de morir; tiempo de plantar, tiempo de arrancar; tiempo de matar, tiempo de sanar; tiempo de destruir, tiempo de construir; tiempo de llorar, tiempo de reír; tiempo de hacer duelo, tiempo de bailar; tiempo de arrojar piedras, tiempo de recogerlas; tiempo de abrazar, tiempo de desprenderse; tiempo de buscar, tiempo de perder; tiempo de guardar, tiempo de arrojar; tiempo de rasgar, tiempo de coser; tiempo de callar, tiempo de hablar; tiempo de amar, tiempo de odiar; tiempo de guerra, tiempo de paz.

¿Qué saca el obrero de sus fatigas? Comprobé la tarea que Dios ha encomendado a los hombres para que se ocupen en ella: todo lo hizo bueno a su tiempo, y les proporcionó el sentido del tiempo, pero el hombre no puede llegar a comprender la obra que hizo Dios, de principio a fin.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 143, 1a. y 2abc. 3-4

 

R/. ¡Bendito el Señor, mi alcázar!

 

Bendito el Señor, mi Roca;

mi bienhechor, mi alcázar,

baluarte donde me pongo a salvo,

mi escudo y refugio. R/.

Señor, ¿qué es el hombre para que te fijes en él?

¿Qué los hijos de Adán para que pienses en ellos?

El hombre es igual que un soplo;

sus días, una sombra que pasa. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 18-22

 

Una vez que Jesús estaba orando solo, lo acompañaban sus discípulos y les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?».

Ellos contestaron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros dicen que ha resucitado uno de los antiguos profetas».

Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Pedro respondió: «El Mesías de Dios».

Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie, porque decía: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

Jueves 27 de septiembre

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Eclesiastés 1, 2-11

 

¡Vanidad de vanidades! -dice Qohélet-. ¡Vanidad de vanidades; todo es vanidad!

¿Qué saca el hombre de todos los afanes con que se afana bajo el sol?

Una generación se va, otra generación viene, pero la tierra siempre permanece. Sale el sol, se pone el sol, se afana por llegar a su puesto, y de allí vuelve a salir. Sopla hacia el sur, gira al norte, gira que te gira el viento, y vuelve el viento a girar. Todos los ríos se encaminan al mar, y el mar nunca se llena; pero siempre se encaminan los ríos al mismo sitio.

Todas las cosas cansan y nadie es capaz de explicarlas. No se sacian los ojos de ver, ni se hartan los oídos de oír. Lo que pasó volverá a pasar; lo que ocurrió volverá a ocurrir: nada hay nuevo bajo el sol. De algunas cosas se dice: «Mira, esto es nuevo». Sin embargo, ya sucedió en otros tiempos, mucho antes de nosotros.

Nadie se acuerda de los antiguos, y lo mismo pasará con los que vengan: sus sucesores no se acordarán de ellos.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 89, 3-4. 5-6. 12-13. 14 y 17

 

R/. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

 

Tú reduces el hombre a polvo,

diciendo: «Retornad, hijos de Adán».

Mil años en tu presencia son un ayer que pasó;

una vela nocturna. R/.

Si tú los retiras son como un sueño,

como hierba que se renueva:

que florece y se renueva por la mañana,

y por la tarde la siegan y se seca. R/.

Enséñanos a calcular nuestros años,

para que adquiramos un corazón sensato.

Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?

Ten compasión de tus siervos. R/.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,

y toda nuestra vida será alegría y júbilo.

Baje a nosotros la bondad del Señor

 y haga prósperas las obras de nuestras manos.

Sí, haga prósperas las obras de nuestras manos. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 7-9

 

En aquel tiempo, el tetrarca Herodes se enteró de lo que pasaba sobre Jesús y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado de entre los muertos; otros, en cambio, que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Herodes se decía: «A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es este de quien oigo semejantes cosas?». Y tenía ganas de verlo.

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.