Sábado 21 de julio

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del profeta Miqueas 2, 1-5

 

¡Ay de los que traman el crimen y planean pérfidas acciones en sus camas! En cuanto apunta el día las ejecutan, porque tienen poder.

Desean campos y los roban, casas, y se apoderan de ellas; oprimen al cabeza de familia y a los suyos, explotan al ciudadano y sus bienes.

Por tanto, esto dice el Señor: «Yo también tramo contra estas gentes un mal del que no podréis apartar el cuello y no andaréis con la cabeza alta, pues serán malos tiempos aquellos. Aquel día os dedicarán una sátira, se cantará una elegía que diga: “Estamos totalmente perdidos, pues se reparte el lote de mi pueblo; ¿cómo se volverá hacia mí para restituir nuestros campos que ahora está repartiendo?”. Por ello, no tendrás quien te eche a suertes un lote en la asamblea del Señor».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 9, 22-23. 24-25. 28-29. 35

 

R/. No te olvides de los humildes, Señor.

 

¿Por qué te quedas lejos, Señor,

 y te escondes en el momento del aprieto?

En su soberbia el impío oprime al infeliz

y lo enreda en las intrigas que ha tramado. R/.

El malvado se gloría de su ambición,

el codicioso blasfema y desprecia al Señor.

El malvado dice con insolencia:

 «No hay Dios que me pida cuentas». R/.

Su boca está llena de maldiciones, de engaños y de fraudes;

 su lengua encubre maldad y opresión;

en el zaguán se sienta al acecho,

para matar a escondidas al inocente. R/.

Pero tú ves las penas y los trabajos,

tú miras y los tomas en tus manos.

A ti se encomienda el pobre,

tú socorres al huérfano. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 12, 14-21

 

En aquel tiempo, al salir de la sinagoga, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús.

Pero Jesús se enteró, se marchó de allí y muchos lo siguieron.

Él los curó a todos, mandándoles que no lo descubrieran.

Así se cumplió lo dicho por medio del profeta Isaías: «Mirad a mi siervo, mi elegido, mi amado, en quien me complazco. Sobre él pondré mi espíritu para que anuncie el derecho a las naciones.

No porfiará, no gritará, nadie escuchará su voz por las calles.

La caña cascada no la quebrará, la mecha vacilante no la apagará, hasta llevar el derecho a la victoria; en su nombre esperarán las naciones».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

21 de Julio: San Lorenzo de Brindis, presbítero y doctor de la Iglesia (1559-1619)

Nació en Brindis, reino de Nápoles, el año 1559. Primero se educó en el convento de los franciscanos y, después, bajo la dirección de su tío en Venecia. Ingresó en la Orden Capuchina, donde enseñó teología a sus hermanos de religión y sirvió en importantes cargos de la Orden. Había sido dotado de una memoria excepcional y preparaba sus sermones con intensa oración; de la unción en su predicación, germinaban innumerables conversiones. Después de su ordenación sacerdotal, predicó con gran fruto en Padua, Vicenza, Verona y otras ciudades del norte de Italia; también escribió muchas obras de carácter doctrinal. El Papa Clemente VIII decía que el padre Lorenzo valía él solo más que un ejército, ya que le delegó asuntos importantes y siempre mantuvo una gran humildad. San Lorenzo fue enviado a Alemania junto con el Beato Benito de Urbino, a establecer a los capuchinos como muralla contra el protestantismo. Murió en Lisboa en 1619.

20 de Julio: San Apolinar, Obispo y Mártir (S. I)

Nació en Antioquía. Fue discípulo de san Pedro, quien le consagró primer obispo de Rávena. Debido a las muchas conversiones y milagros que obtuvo de Dios en su ciudad natal, san Apolinar fue desterrado por las autoridades. Exiliado a Bolonia, no cesó en la tarea evangelizadora, lo que le valió un nuevo exilio. Durante la travesía, naufragó en las costas de Dalmacia, donde fue maltratado por predicar el Evangelio. Volvió tres veces a su sede, y otras tantas fue capturado, torturado y desterrado nuevamente. El emperador Vespasiano, alrededor del año 69, publicó un decreto por el que condenaba al destierro a todos los cristianos. San Apolinar consiguió esconderse algún tiempo, pero en julio del año 87 fue descubierto y golpeado por el pueblo, hasta quedar agonizante. San Pedro Crisólogo, se refirió a este obispo mártir asegurando que Dios preservó la vida de Apolinar durante largo tiempo para bien de su Iglesia.

Viernes 20 de julio

 

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del profeta Isaías 38, 1-6. 21-22. 7-8

 

En aquellos días, el rey Ezequías enfermó mortalmente.

El profeta Isaías, hijo de Amós, vino a decirle: «Esto dice el Señor: “Pon orden en tu casa, porque vas a morir y no vivirás”».

Ezequías volvió la cara a la pared y oró al Señor: «¡Ah, Señor!, recuerda que he caminado ante ti con sinceridad y corazón íntegro; que he hecho lo que era recto a tus ojos».

Y el rey se deshizo en lágrimas.

Le llegó a Isaías una palabra del Señor en estos términos: «Ve y di a Ezequías: “Esto dice el Señor, el Dios de tu padre David: He escuchado tu plegaria y visto tus lágrimas. Añadiré otros quince años a tu vida y te libraré, a ti y a esta ciudad, de la mano del rey de Asiria y extenderé mi protección sobre esta ciudad”». Isaías dijo: «Que traigan un emplasto de higos y lo apliquen a la llaga para que se cure».

Ezequías dijo: «¿Cuál es la prueba de que podré subir a la casa del Señor?».

Respondió Isaías: «La señal que el Señor te envía de que cumplirá lo prometido será esta: Haré retroceder diez gradas la sombra en la escalera de Ajaz, que se había alargado por efecto del sol».

Y el sol retrocedió las diez gradas que había avanzado sobre la escalera.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Is 38, 10. 11. 12abcd. 16bcd

 

R/. Tú, Señor, detuviste mi alma para que no pereciese.

 

Yo pensé: «En medio de mis días tengo que marchar hacia las puertas del abismo;

me privan del resto de mis años». R/.

Yo pensé: «Ya no veré más al Señor en la tierra de los vivos,

ya no miraré a los hombres entre los habitantes del mundo». R/.

Levantan y enrollan mi vida como una tienda de pastores.

Como un tejedor, devanaba yo mi vida, y me cortan la trama. R/.

¡Señor, en ti espera mi corazón!, que se reanime mi espíritu.

Me has curado, me has hecho revivir. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 12, 1-8

 

En aquel tiempo, atravesó Jesús en sábado un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas: Los fariseos, al verlo, le dijeron: «Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado». Les replicó: «¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes de la proposición, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes.

¿Y no habéis leído en la ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa?

Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo.

Si comprendierais lo que significa “quiero misericordia y no sacrificio”, no condenaríais a los inocentes. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado». 

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

19 de Julio: Santa Macrina, virgen (324-379)

Nació en Cesarea de Capadocia, en el año 324. La Sabiduría y los Salmos de David eran los libros de la Escritura que solía leer. No descuidaba por ello los deberes domésticos y los trabajos de hilado y costura. Macrina guardó virginidad perpetua, dedicándose a ayudar a su madre en la educación de sus hermanos menores, entre ellos san Basilio Magno, san Pedro de Sebaste y san Gregorio de Nisa, que aprendieron de ella a despreciar el mundo y sus riquezas, cultivando el amor a la oración, a la Palabra de Dios y a la vida solitaria. Nueve meses después de morir san Basilio, cayó gravemente enferma en el monasterio de Annesis, y en su lecho de muerte, vivió con gozo la tribulación, preparándose para su partida hacia las moradas eternas.

 

Jueves 19 de julio

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del profeta Isaías 26, 7-9. 12. 16-19

 

La senda del justo es recta. Tú allanas el sendero del justo; en la senda de tus juicios, Señor, te esperamos ansiando tu nombre y tu recuerdo.

Mi alma te ansía de noche, mi espíritu en mi interior madruga por ti, porque tus juicios son luz de la tierra, y aprenden la justicia los habitantes del orbe.

Señor, tú nos darás la paz, porque todas nuestras empresas nos las realizas tú. Señor, en la angustia acudieron a ti, susurraban plegarias cuando los castigaste.

Como la embarazada cuando le llega el parto se retuerce y grita de dolor, así estábamos en tu presencia, Señor: concebimos, nos retorcimos, dimos a luz… viento; nada hicimos por salvar el país, ni nacieron habitantes en el mundo.

¡Revivirán tus muertos, resurgirán nuestros cadáveres, despertarán jubilosos los que habitan en el polvo!

Pues rocío de luz es tu rocío, que harás caer sobre la tierra de las sombras.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 101, 13-14 y 15. 16-18. 19-21

 

R/. El Señor desde el cielo se ha fijado en la tierra.

 

Tú permaneces para siempre, y tu nombre de generación en generación.

Levántate y ten misericordia de Sión, que ya es hora y tiempo de misericordia.

Tus siervos aman sus piedras, se compadecen de sus ruinas. R/.

Los gentiles temerán tu nombre; los reyes del mundo, tu gloria.

Cuando el Señor reconstruya Sión, y aparezca en su gloria,

 y se vuelva a las súplicas de los indefensos,

y no desprecie sus peticiones. R/.

Quede esto escrito para la generación futura,

y el pueblo que será creado alabará al Señor.

Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario,

desde el cielo se ha fijado en la tierra,

para escuchar los gemidos de los cautivos

 y librar a los condenados a muerte.  R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 11, 28-30

 

En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

Miércoles 18 de julio

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del profeta Isaías 10, 5-7. 13-16

 

Esto dice el Señor: «¡Ay de Asiria, vara de mi ira! ¡Mi furor es bastón entre sus manos!

Lo envío contra una nación impía, lo mando contra el pueblo que provoca mi cólera, para saquearlo y despojarlo, para hollarlo como barro de las calles. Pero él no lo entiende así, no es eso lo que piensa en su corazón, sino exterminar, aniquilar naciones numerosas.

Porque se decía: “Con la fuerza de mi mano lo he hecho, con mi saber, porque soy inteligente.

He borrado las fronteras de las naciones, he saqueado sus tesoros y, como un héroe, he destrozado a sus señores. Mi mano ha alcanzado a las riquezas de los pueblos, como si fueran un nido; como quien recoge huevos abandonados, recogí toda su tierra. Ninguno batió el ala, ninguno abrió el pico para piar”.

¿Se enorgullece el hacha contra quien corta con ella?

¿Se gloría la sierra contra quien la mueve? ¡Como si el bastón moviera a quien lo sostiene, o la vara sostuviera a quien no es de madera!

Por eso, el Señor, Dios del universo, debilitará a los hombres vigorosos y bajo su esplendor encenderá un fuego abrasador».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 93, 5-6. 7-8. 9-10. 14-15

 

R/. El Señor no rechaza a su pueblo.

 

Trituran, Señor, a tu pueblo,

oprimen a tu heredad;

asesinan a viudas y forasteros,

degüellan a los huérfanos. R/.

Y comentan: «Dios no lo ve,

 el Dios de Jacob no se entera».

 Enteraos, los más necios del pueblo,

ignorantes, ¿cuándo discurriréis? R/.

El que plantó el oído ¿no va a oír?

El que formó el ojo ¿no va a ver?

El que educa a los pueblos ¿no va a castigar?

El que instruye al hombre ¿no va a saber? R/.

Porque el Señor no rechaza a su pueblo,

ni abandona su heredad:

el juicio retornará a la justicia,

y la seguirán todos los rectos de corazón. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 11, 25-27

 

En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, así te ha parecido bien.

Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

18 de Julio: San Simón de Lipnica, presbítero (¿?-1482)

Nació en Lipnica Murowana (Polonia). Desde niño destacó por su devoción a la Virgen y su afición al estudio. En 1454 fue a estudiar a Cracovia. Atraído por el ejemplo y la predicación de san Juan de Capistrano, que acababa de fundar en la ciudad el convento de San Bernardino, ingresó en la Orden franciscana el año 1457. Terminados los estudios, recibió la ordenación sacerdotal hacia 1460. Se dedicó a la predicación, con palabra llena de fe, de sabiduría y de ponderación, reflejo de su vida de oración y de su estudio de la Escritura. Como sus maestros, San Bernardino y San Juan, fue un propagador de la devoción al Santísimo Nombre de Jesús. Peregrinó a Tierra Santa, con la ilusión de dar la vida por la fe. Pero, en 1482 resultó contagiado por la peste que asoló Cracovia, al entregarse al cuidado de los enfermos. Murió el 18 de julio de ese año y fue canonizado en 2007.

Martes 17 de julio

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del profeta Isaías 7, 1-9

 

Cuando reinaba en Judá Ajaz, hijo de Jotán, hijo de Ozías, subieron a atacar Jerusalén Rasín, rey de Siria, y Pécaj, hijo de Romelías, rey de Israel, pero no lograron conquistarla. Se lo comunicaron a la casa de David: «Los arameos han acampado en Efraín», y se agitó su corazón y el corazón del pueblo como se agitan los árboles del bosque con el viento.

Entonces el Señor dijo a Isaías: «Ve al encuentro de Ajaz, con tu hijo Sear Yasub, hacia el extremo del canal de la alberca de arriba, junto a la calzada del campo del batanero y dile: “Conserva la calma, no temas y que tu corazón no desfallezca ante esos dos restos de tizones humeantes: la ira ardiente de Rasín y Siria, y del hijo de Romelías. Porque, aunque Siria y Efraín y el hijo de Romelías tramen tu ruina, diciendo: ‘Marchemos contra Judá, aterroricémosla, entremos en ella y pongamos como rey al hijo de Tebeel’, así ha dicho el Señor: ‘Ni ocurrirá ni se cumplirá: Damasco es capital de Siria, y a la cabeza de Damasco está Rasín. -Dentro de sesenta y cinco años, Efraín, destruido, dejará de ser un pueblo-. Samaría es capital de Efraín, y a la cabeza de Samaría está el hijo de Romelías. Si no creéis no subsistiréis’”».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 47, 2. 3-4. 5-6. 7-8

 

R/. Dios ha fundado su ciudad para siempre.

 

Grande es el Señor y muy digno de alabanza

en la ciudad de nuestro Dios,

su monte santo, altura hermosa,

alegría de toda la tierra. R/.

El monte Sión, confín del cielo, ciudad del gran rey;

entre sus palacios, Dios descuella como un alcázar. R/.

Mirad: los reyes se aliaron para atacarla juntos;

pero, al verla, quedaron aterrados

 y huyeron despavoridos. R/.

Allí los agarró un temblor y dolores como de parto;

como un viento del desierto,

que destroza las naves de Tarsis. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 11, 20-24

 

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho la mayor parte de sus milagros, porque no se habían convertido:

«¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza. Pues os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras.

Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo.

Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy.

Pues os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

17 de Julio: Santos Mártires de Scili (S.II)

Procedían de Scillium, ciudad africana. Con su martirio comenzó la historia de la Iglesia y su persecución en África. Según Tertuliano, el procónsul Vigelio Saturnino fue el primero en alzar su espada contra los cristianos. El 17 de julio del año 180, en el imperio de Cómodo, comparecieron ante el tribunal para ser interrogados un grupo de creyentes, de nombres: Esperato, Nartzalo, Citino, Veturio, Félix, Aquilino, Letancio, Jenara, Generosa, Vestina, Donata y Segunda. Llevados a Cartago, comparecieron ante el procónsul, que les ofreció el perdón si adoraban a los dioses y se sometían al emperador. Esperato respondió en nombre de todos, apelando a la irreprochable conducta de los cristianos: No hemos cometido crimen alguno ni hecho injusticia a nadie”, reafirmando así su fe en Jesucristo, Rey de reyes y Señor de todo lo creado. Saturnino les concedió treinta días, para retraerse, pero ninguno apostató. Llamados cada uno por su nombre fueron decapitados, mientras iban exclamando: “Gracias sean dadas a Dios porque seremos mártires del cielo”. Esta frase quedó registrada en su acta de ejecución.