22 de Junio: San Paulino de Nola, obispo (355 – 431)

Nació en Burdeos (Francia) en el 355. Llegó a ser gobernador de la Campania y se casó con una noble dama cristiana, de quien tuvo un hijo que falleció a los pocos días de nacer. En sus viajes diplomáticos tuvo ocasión de conocer a san Ambrosio y san Agustín, entre otros santos, y, atraído por el Señor, recibió el bautismo y la gracia de abandonar sus bienes y las vanidades del mundo, partiendo a un austero retiro, por lo que, de común acuerdo con su esposa, en adelante se trataron como hermanos. Se trasladó a Nola, dejando siempre a su paso la fragancia de sus buenas obras y la pureza de vida que entusiasmaba a muchos a seguir a Cristo. A pesar de excusarse con gran humildad, fue ordenado presbítero y más tarde obispo de Nola, donde desplegó una verdadera paternidad sobre todos sus fieles, llegando incluso a canjearse como esclavo para librar al hijo de una pobre viuda. Sus poesías y su denso epistolario están llenos de una teología viva, penetrada por la Palabra de Dios. Murió el año 431.

Viernes 22 de Junio

PRIMERA LECTURA

Lectura del segundo libro de los Reyes 11, 1-4. 9-18. 20

 

En aquellos días, cuando la madre del rey Ocozías, Atalía, vio que su hijo había muerto, se dispuso a eliminar a toda la estirpe real. Pero Josebá, hija del rey Jorán y hermana de Ocozías, tomó a Joás, hijo de Ocozías, de entre los hijos del rey que estaban siendo asesinados, lo escondió y lo instaló, a él y a su nodriza, en su dormitorio, manteniéndolo oculto a la vista de Atalía y así no lo mataron. Estuvo seis años con ella, escondido en el templo del Señor, mientras Atalía reinaba en el país. El séptimo año, el sacerdote Yehoyadá mandó buscar a los centuriones de los carios y de los guardias y los condujo junto a sí al templo del Señor para establecer un pacto con ellos y hacerles prestar juramento. Luego les presentó al hijo del rey. Los centuriones cumplieron cuanto Yehoyadá les ordenó. Cada uno tomó sus hombres, los que entraban y los que salían de servicio el sábado, y se presentaron ante el sacerdote. Yehoyadá entregó a los centuriones las lanzas y escudos del rey David que había depositados en el templo del Señor. Los guardias se apostaron, arma en mano, desde el extremo sur hasta el extremo norte del templo, ante el altar y el templo, en torno al rey, por un lado y por otro.

El sacerdote hizo salir al hijo del monarca y le impuso la diadema y las insignias reales. Luego lo proclamaron rey y lo ungieron. Aplaudieron y gritaron: «¡Viva el rey!».

Cuando Atalía oyó el griterío de los guardias y del pueblo, se fue hacia la muchedumbre que se hallaba en el templo del Señor. Miró y vio al rey de pie junto a la columna, según la costumbre: los jefes con sus trompetas con él, y a todo el pueblo de la tierra en júbilo, tocando sus instrumentos.

Atalía rasgó entonces sus vestiduras y gritó: «¡Traición!, ¡traición!». Entonces el sacerdote Yehoyadá dio orden a los jefes de las tropas: «Hacedla salir de entre las filas. Quien la siga será pasado a espada» -pues el sacerdote pensaba: «No debe ser ejecutada en el templo del Señor-». Le abrieron paso y, cuando entró en el palacio real por la puerta de los Caballos, fue ejecutada. Luego Yehoyadá hizo una alianza entre el Señor, el rey y el pueblo, por la que el pueblo se convertía en pueblo del Señor; hizo también una alianza entre el rey y el pueblo. Y todo el pueblo de la tierra acudió al templo de Baal para derribarlo. Hicieron pedazos sus altares e imágenes, y ejecutaron a Matán, sacerdote de Baal, frente a los altares. El sacerdote puso entonces centinelas en el templo del Señor. Todo el pueblo de la tierra exultaba de júbilo y la ciudad quedó tranquila: Atalía ya había muerto a espada en palacio. 

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 131, 11. 12. 13-14. 17-18

 

R/. El Señor ha elegido a Sión para vivir en ella.

 

El Señor ha jurado a David

una promesa que no retractará:

«A uno de tu linaje pondré sobre tu trono». R/.

«Si tus hijos guardan mi alianza

y los mandatos que les enseño,

también sus hijos, por siempre,

se sentarán sobre tu trono». R/.

Porque el Señor ha elegido a Sión,

ha deseado vivir en ella:

«Esta es mi mansión por siempre,

aquí viviré, porque la deseo». R/.

«Haré germinar el vigor de David,

enciendo una lámpara para mi Ungido.

A sus enemigos los vestiré de ignominia,

sobre él brillará mi diadema». R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 6, 19-23

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No atesoréis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen y donde los ladrones abren boquetes y los roban. Haceos tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que los roen, ni ladrones que abren boquetes y roban. Porque donde está tu tesoro, allí estará tu corazón.

La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; pero si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras. Si, pues, la luz que hay en ti está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!».

Palabra del Señor/ Gloria a Ti Señor Jesús.

 

21 de Junio: San Luis Gonzaga, religioso (1568 – 1591)

Nació el año 1568 en Lombardía, hijo de los príncipes de Castiglione. Antes de su nacimiento, fue consagrado por su madre a la Santísima Virgen. Su padre quería que fuese soldado, pero el santo, desde los siete años vivía totalmente entregado a Dios y dos años más tarde hizo voto de castidad perpetua. El ambiente mundano de las cortes europeas, al que de continuo procuraban arrastrarle sus padres, en nada alteró su inocencia. Resuelto a ingresar en la Compañía de Jesús, halló gran dificultad para conseguir el permiso de su familia. Rezaba y ofrecía grandes mortificaciones suplicándole a Dios lo que los hombres le negaban, hasta que la gracia obró el milagro y se le permitió ingresar al noviciado jesuita en Roma, pero pasó primero por Loreto para renovar su consagración a la Virgen. Se desató una peste en Italia, y él, cuidando los enfermos, contrajo la enfermedad que le ocasionó la muerte en 1591, a sus 23 años.  Fue un mártir oculto, pues sufría al ver que no amaba tanto a Dios como deseaba. Es el patrono de la juventud cristiana.

Santa Magdalena de Pazzi, después de una visión, afirmó que este santo había sido elevado a un grado sublime de gloria en el cielo por su vida interior.

Jueves 21 de Junio

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Eclesiástico 48, 1-14

 

Surgió el profeta Elías como un fuego, su palabra quemaba como antorcha. Él hizo venir sobre ellos el hambre, y con su celo los diezmó.

Por la palabra del Señor cerró los cielos y también hizo caer fuego tres veces. ¡Qué glorioso fuiste, Elías, con tus portentos! ¿Quién puede gloriarse de ser como tú?

Tú despertaste a un cadáver de la muerte y del abismo, por la palabra del Altísimo; tú precipitaste reyes a la ruina y arrebataste del lecho a hombres insignes; en el Sinaí escuchaste palabras de reproche y en el Horeb sentencias de castigo; tú ungiste reyes vengadores y profetas para que te sucedieran; fuiste arrebatado en un torbellino ardiente, en un carro de caballos de fuego; tú fuiste designado para reprochar los tiempos futuros, para aplacar la ira antes que estallara, para reconciliar a los padres con los hijos y restablecer las tribus de Jacob. Dichosos los que te vieron y se durmieron en el amor, porque también nosotros viviremos.

Cuando Elías fue arrebatado en el torbellino, Eliseo se llenó de su espíritu. Durante su vida ningún príncipe lo hizo temblar, nadie pudo dominarlo. Nada era imposible para él, incluso muerto, su cuerpo profetizó. Durante su vida realizó prodigios, y después de muerto fueron admirables sus obras.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 96, 1-2. 3-4. 5-6. 7

 

R/. Alegraos, justos, con el Señor.

 

El Señor reina, la tierra goza

se alegran las islas innumerables.

Tiniebla y nube lo rodean,

 justicia y derecho sostienen su trono. R/.

Delante de él avanza fuego,

abrasando en torno a los enemigos;

sus relámpagos deslumbran el orbe,

y, viéndolos, la tierra se estremece. R/.

Los montes se derriten como cera ante el Señor,

ante el Señor de toda la tierra;

los cielos pregonan su justicia,

y todos los pueblos contemplan su gloria. R/.

Los que adoran estatuas se sonrojan,

los que ponen su orgullo en los ídolos.

Adoradlo todos sus ángeles. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 6, 7-15

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis. Vosotros orad así: “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal”. Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, también os perdonará vuestro Padre celestial, pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas».

Palabra del Señor/ Gloria a Ti Señor Jesús.

 

20 de Junio: San Silverio, Papa y Mártir (¿? – 540)

Poca información poseemos de su vida hasta su ingreso en el estado clerical. Era subdiácono en Roma cuando el Papa Agapito murió en Constantinopla. La emperatriz Teodora, que favoreció la herejía monofisita, intentó inducir la elección de Papa al diácono romano Vigilio. Pero Teodato, rey ostrogodo, se anticipó y Silverio fue elegido Sumo Pontífice. Teodora intentó derrocarlo y nombrar Papa a su candidato. Eran tiempos tormentosos en Roma debido a la lucha entre ostrogodos y bizantinos. Los planes de Teodora triunfaron cuando, por medio de una carta falsificada, el Santo Padre fue acusado de ayudar a los Godos a entrar a Roma. Vigilio fue consagrado Obispo de Roma, y Silverio arrestado y exiliado en Pátara, donde el obispo local, convencido de la inocencia de san Silverio, reunió varias pruebas y escribió al emperador Justiniano en su defensa. El santo regresó a Italia, pero fue llevado prisionero a Palmarola, donde murió a causa de las privaciones y del cruel trato que recibió, sin que menguara de modo alguno el gran celo pastoral como Vicario de Cristo en la Iglesia. Era cerca del año 540.

Miércoles 20 de Junio

PRIMERA LECTURA

Lectura del segundo libro de los Reyes 2, 1. 6-14

 

Cuando el Señor iba a arrebatar a Elías al cielo en la tempestad, Elías y Eliseo partieron de Guilgal.

Llegaron a Jericó, y Elías dijo a Eliseo: «Quédate aquí, porque el Señor me envía al Jordán». Eliseo volvió a responder: «¡Vive Dios! ¡Por tu vida, no te dejaré!»; y los dos continuaron el camino. Cincuenta hombres de la comunidad de los profetas iban también de camino y se pararon frente al río Jordán, a cierta distancia de Elías y Eliseo, los cuales de detuvieron a la vera del Jordán. Elías se quitó el manto, lo enrolló y golpeó con él las aguas. Se separaron estas a un lado y a otro, y pasaron ambos sobre terreno seco.

Mientras cruzaban, dijo Elías a Eliseo: «Pídeme lo que quieras que haga por ti antes de que sea arrebatado de tu lado». Eliseo respondió: «Por favor, que yo reciba dos partes de tu espíritu». Respondió Elías: «Pides algo difícil, pero si alcanzas a verme cuando sea arrebatado de tu lado, pasarán a ti; si no, no pasarán».

Mientras ellos iban conversando por el camino, de pronto, un carro de fuego con caballos de fuego los separó a uno del otro. Subió Elías al cielo en la tempestad. Eliseo lo veía y clamaba: «¡Padre mío, padre mío! ¡Carros y caballería de Israel!». Al dejar de verlo, agarró sus vestidos y los desgarró en dos. Recogió el manto que había caído de los hombros de Elías, volvió al Jordán y se detuvo a la orilla. Tomó el manto que había caído de los hombros de Elías y golpeó con él las aguas, pero no se separaron. Dijo entonces: «¿Dónde está el Señor, el Dios de Elías?».

Golpeó otra vez las aguas, que se separaron a un lado y a otro, y pasó Eliseo sobre terreno seco.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 30, 20. 21. 24

 

R/. Sed valientes de corazón los que esperáis en el Señor.

 

Qué bondad tan grande, Señor,

reservas para los que te temen,

y concedes a los que a ti se acogen

a la vista de todos. R/.

En el asilo de tu presencia los escondes

de las conjuras humanas;

los ocultas en tu tabernáculo,

frente a las lenguas pendencieras. R/.

Amad al Señor, fieles suyos;

el Señor guarda a sus leales,

y a los soberbios les paga con creces. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 6, 1-6. 16-18

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre Celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no mandes tocar la trompeta ante ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles para ser honrados por la gente; en verdad os digo que ya han recibido su recompensa. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vean los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa. Tú, en cambio, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará. Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas que desfiguran sus rostros para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no los hombres, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará».

Palabra del Señor/ Gloria a Ti Señor Jesús.

 

19 de Junio: San Romualdo, Fundador (950 – 1027)

Nació en Rávena, Italia, en el año 950. Sin formación alguna en la fe, fue arrastrado a la vida mundana. Fue testigo de cómo su padre mató en un duelo, a otro hombre. Impactado ante el hecho, decidió irse a un monasterio benedictino a la montaña, donde permaneció tres años en oración y penitencia. El superior no lo admitía de monje por miedo a que alguien vengara la muerte que Romualdo había presenciado. Finalmente lo aceptó por la mediación del Arzobispo. Su vida ejemplar molestó a otros monjes y el santo se vio obligado a retirarse. Sólo le siguió un monje rudo y áspero llamado Marino. La convivencia le ayudó a progresar rápidamente en su vida de penitencia, y juntos lograron muchas conversiones. Tuvo abundantes tentaciones, que le llevaban a exclamar: “Jesús, ten compasión de mí”, ante lo cual el demonio huía, y él recobraba la paz. Después de muchos sufrimientos y rechazos por parte de otros monjes, fundó en 1012 una nueva comunidad llamada “Camáldula”. Solía repetir esta frase: “Amado Jesús, mi dulce miel, deseo inefable, dulzura de los santos, encanto de los ángeles”. La muerte lo sorprendió mientras visitaba la región de Val-di-Castro, hacia el año 1027.

Martes 19 de Junio

PRIMERA LECTURA

Lectura del primer libro de los Reyes 21, 17-29

 

Después que hubo muerto Nabot, la palabra del Señor llegó a Elías tesbita para decirle: «Levántate, baja al encuentro de Ajab, rey de Israel, que está en Samaría. Ahora se encuentra en la viña de Nabot, adonde ha bajado para tomar posesión de ella. Le hablarás diciendo: “Así habla el Señor: ‘¿Has asesinado y pretendes tomar posesión?’ Por esto, así habla el Señor: ‘En el mismo lugar donde los perros han lamido la sangre de Nabot, lamerán los perros también tu propia sangre’”». Entonces Ajab se dirigió a Elías diciendo: «Así que has dado conmigo, enemigo mío». Respondió Elías: «He dado contigo. Así, por haberte vendido, haciendo el mal a los ojos del Señor, yo mismo voy a traer sobre ti el desastre. Barreré tu descendencia y exterminaré en Israel a todos los varones de la familia de Ajab, del primero al último. Dispondré de tu casa como de la de Jeroboán, hijo de Nebat, y de la de Baasá, hijo de Ajías, por la irritación que me has producido y por haber hecho pecar a Israel. También contra Jezabel ha hablado el Señor diciendo: “Los perros devorarán a Jezabel en el campo de Yezrael”, y los perros devorarán a los de Ajab que mueran en la ciudad y las aves del cielo a los que mueran en el campo».

No hubo otro como Ajab que, instigado por su mujer Jezabel, se vendiera para hacer el mal a los ojos del Señor. Actuó del modo más abominable, yendo tras los ídolos, procediendo en todo como los amorreos a quienes el Señor había expulsado frente a los hijos de Israel.

Ajab, al oír estas palabras, rasgó sus vestiduras, se echó un sayal sobre el cuerpo y ayunó. Con el sayal puesto se acostaba y andaba pesadamente.

Llego a Elías tesbita la palabra del Señor: «¿Has visto cómo se ha humillado Ajab ante mí? No traeré el mal en los días de su vida, por haberse humillado ante mí, sino en vida de su hijo».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 50, 3-4. 5-6b. 11 y 16

 

R/. Misericordia, Señor, hemos pecado.

 

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,

 por tu inmensa compasión borra mi culpa;

 lava del todo mi delito, limpia mi pecado. R/.

Pues yo reconozco mi culpa,

Tengo siempre presente mi pecado.

Contra ti, contra ti solo pequé,

 cometí la maldad en tu presencia. R/.

Aparta de mi pecado tu vista,

 Borra en mí toda culpa.

Líbrame de la sangre, oh, Dios,

Dios, Salvador mío,

y cantará mi lengua tu justicia. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 5, 43-48

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo”. Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.

Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto».

Palabra del Señor/ Gloria a Ti Señor Jesús.

 

18 de Junio: Santa Juliana de Falconieri, Fundadora (1270 – 1341)

Sobrina de San Alejo Falconieri, de la Orden de los Servitas de María. Fue dirigida espiritualmente por San Felipe Benicio. Nació en Florencia en 1270, proveniente de una noble y rica familia. De niña pasaba largos ratos rezando en el templo, donde fue descubriendo su verdadera vocación, y a los 15 años decidió ingresar a la orden Terciaria de los Siervos de María. Santa Juliana permaneció en la casa de su madre, pero observando una conducta tan religiosa y tan santa como la de una fervorosa religiosa. A otras jovencitas, que también sentían un llamado especial a la vida religiosa, les agradó este modo de practicar la vida consagrada y siguieron su ejemplo, llevando todas como distintivo un manto sobre la cabeza. Como el número de muchachas creció muy rápido, se formó la asociación de “Siervas de la Virgen María”, de la cual, Santa Juliana fue la superiora durante 35 años. La santa se caracterizó por su bondad, caridad, amabilidad y por buscar el bien de todas las almas; pasaba largas horas en oración y sus ayunos casi diarios los ofrecía como penitencia para la conversión de los pecadores. Su devoción hacia la Virgen María y su amor a la Eucaristía eran muy grandes.  Falleció en 1341, a la edad de 71 años, de una severa infección estomacal. En su sepulcro se obraron numerosos milagros.

Lunes 18 de Junio

PRIMERA LECTURA

Lectura del primer libro de los Reyes 21, 1-19

 

Por aquel tiempo, Nabot de Yezrael tenía una viña junto al palacio de Ajab, rey de Samaría. Ajab habló a Nabot diciendo: «Dame tu viña para que pueda tener un huerto ajardinado, pues está pegando a mi casa; yo te daré a cambio una viña mejor, o, si te parece bien, te pagaré su precio en plata». Nabot respondió a Ajab: «Dios me libre de cederte la herencia de mis padres». Se fue Ajab a su casa abatido y enfadado por la respuesta que le había dado Nabot de Yezrael: «No te cederé la heredad de mis padres». Se postró en su lecho de cara a la pared y se negó a comer.

Jezabel, su mujer, se le acercó y le dijo: «¿Qué te pasa que estas entristecido y no comes alimento alguno?».

Él le respondió: «Hablé con Nabot de Yezrael y le propuse: “Véndeme tu viña por su valor en plata, o, si lo prefieres, te daré otra viña a cambio”; pero él me contestó: “No te cederé mi viña”». Jezabel, su mujer, le replicó: «¡Ya es hora de que ejerzas el poder regio en Israel! Levántate, come y se te alegrará el ánimo. Yo misma me encargo de darte la viña de Nabot de Yezrael». Escribió cartas con el nombre de Ajab y las selló con el sello de él, enviándolas a los ancianos y notables que vivían junto a Nabot. En las cartas escribió lo siguiente: «Proclamad un ayuno y sentad a Nabot al frente de la asamblea. Frente a él sentad a dos hombres hijos de Belial que testifiquen en su contra diciendo: “Tú has maldecido a Dios y al rey”. Entonces lo sacaréis fuera y lo lapidaréis hasta que muera». Los hombres de la ciudad, los ancianos y notables que vivían junto a Nabot en su ciudad, hicieron tal como Jezabel les ordenó según lo escrito en las cartas remitidas a ellos. Así proclamaron un ayuno y sentaron a Nabot al frente de la asamblea. Llegaron los dos hombres hijos de Belial, se sentaron frente a él y testificaron contra él diciendo: «Nabot ha maldecido a Dios y al rey».

Lo sacaron fuera de la ciudad y lo lapidaron a pedradas hasta que murió: Enviaron a decir a Jezabel: «Nabot ha sido lapidado y está muerto».

En cuanto Jezabel oyó que Nabot había muerto lapidado, dijo a Ajab: «Levántate y toma posesión de la viña de Nabot, el de Yezrael, el que se negó a vendértela por su valor en plata, pues Nabot ya no está vivo, ha muerto». Apenas oyó Ajab que Nabot había muerto, se levantó y bajó a la viña de Nabot, el de Yezrael, para tomar posesión de ella.

Entonces la palabra del Señor llegó a Elías, el tesbita, en estos términos: «Levántate, baja al encuentro de Ajab, rey de Israel, que está en Samaría. Ahora se encuentra en la viña de Nabot, adonde ha bajado para tomar posesión de ella. Le hablarás diciendo: “Así habla el Señor: ‘¿Has asesinado y pretendes tomar posesión?’ Por esto, así habla el Señor: ‘En el mismo lugar donde los perros han lamido la sangre de Nabot, lamerán los perros también tu propia sangre’”».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 5, 2-3ab. 5-6a. 6b-7

 

R/. Atiende a mis gemidos, Señor.

 

Señor, escucha mis palabras,

Atiende a mis gemidos,

 haz caso de mis gritos de auxilio,

Rey mío y Dios mío. R/.

Tú no eres un Dios que ame la maldad,

ni el malvado es tu huésped,

ni el arrogante se mantiene en tu presencia. R/.

Detestas a los malhechores,

destruyes a los mentirosos;

 al hombre sanguinario y traicionero

lo aborrece el Señor. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 5, 38-42

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. Pero yo os digo: no hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también el manto; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehúyas».

Palabra del Señor/ Gloria a Ti Señor Jesús.