Viernes 1 de Junio

PRIMERA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 4, 7-13

 

Queridos hermanos: El fin de todas las cosas está cercano. Así pues, sed sensatos y sobrios para la oración. Ante todo, mantened un amor intenso entre vosotros, porque el amor cubre multitud de pecados. Sed hospitalarios unos con otros sin protestar. Como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios, poned al servicio de los demás el carisma que cada uno ha recibido. El que toma la palabra, que hable palabra de Dios; si uno presta servicio, que lo haga con la fuerza que Dios le concede, para que Dios sea glorificado en todo, por medio de Jesucristo, a quien corresponden la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

Queridos míos, no os extrañéis del fuego que ha prendido en vosotros y sirve para probaros, como si ocurriera algo extraño. Al contrario, estad alegres en la medida que compartís los sufrimientos de Cristo, de modo que, cuando se revele su gloria, gocéis de alegría desbordante.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 95, 10. 11-12. 13

 

R/. Llega el Señor a regir la tierra.

 

Decid a los pueblos:

«El Señor es rey: él afianzó el orbe, y no se moverá;

él gobierna a los pueblos rectamente». R/.

 Alégrese el cielo, goce la tierra,

retumbe el mar y cuanto lo llena;

vitoreen los campos y cuanto hay en ellos,

aclamen los árboles del bosque. R/.

Delante del Señor, que ya llega,

ya llega a regir la tierra:

regirá el orbe con justicia

 y los pueblos con fidelidad. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 11, 11-26

 

Después que el gentío lo hubo aclamado, entró Jesús en Jerusalén, en el templo, lo estuvo observando todo y, como era ya tarde, salió hacia Betania con los Doce. Al día siguiente, cuando salían de Betania, sintió hambre. Vio de lejos una higuera con hojas, y se acercó para ver si encontraba algo; al llegar no encontró más que hojas, porque no era tiempo de higos. Entonces le dijo: «Nunca jamás coma nadie frutos de ti». Los discípulos lo oyeron.

Llegaron a Jerusalén y, entrando en el templo, se puso a echar a los que vendían y compraban en el templo, volcando las mesas de los cambistas y los puestos de los que vendían palomas. Y no consentía a nadie transportar objetos por el templo.

Y los instruía diciendo: «¿No está escrito: “Mi casa será casa de oración para todos los pueblos”? Vosotros en cambio la habéis convertido en cueva de bandidos». Se enteraron los sumos sacerdotes y los escribas y, como le tenían miedo, porque todo el mundo admiraba su enseñanza, buscaban una manera de acabar con él.

Cuando atardeció, salieron de la ciudad. A la mañana siguiente, al pasar, vieron la higuera seca de raíz. Pedro cayó en la cuenta y dijo a Jesús: «Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado».

Jesús contestó: «Tened fe en Dios. En verdad os digo que si uno dice a este monte: “Quítate y arrójate al mar”, y no duda en su corazón, sino que cree en que sucederá lo que dice, lo obtendrá. Por eso os digo: todo cuanto pidáis en la oración, creed que os lo han concedido y lo obtendréis.  Y cuando os pongáis a orar, perdonad lo que tengáis contra otros, para que también vuestro Padre del cielo os perdone vuestras culpas».

Palabra del Señor/ Gloria a Ti Señor Jesús.

1 de Junio: San Justino, mártir (100 – 165)

Filósofo laico y mártir, nació en Samaría, de familia pagana. Fue el más importante de los Padres apologetas del siglo II. Durante mucho tiempo buscó la verdad, pasando por las diferentes escuelas de la tradición filosófica griega, hasta llegar a la fe cristiana. Un día, un anciano con el que se encontró en la playa, le dijo: “Tú reza ante todo para que se te abran las puertas de la luz, pues nadie puede ver ni comprender, si Dios y su Cristo no se lo conceden”. Después de conocer al Señor, y habiendo abrazado el cristianismo, afirmaba que en él había hallado “la única filosofía segura y provechosa”.

Afirma S.S Emérito Benedicto XVI que: «Con san Justino, los apologetas, firmaron la toma de posición clara de la fe cristiana por el Dios de los filósofos contra los falsos dioses de la religión pagana».  Fundó una escuela en Roma, donde iniciaba a los alumnos en la nueva religión; por este motivo fue denunciado y decapitado en torno al año 165, en el reinado de Marco Aurelio. Escribió diversas obras de apologética; se conservan: el “Diálogo con Trifón” y dos “Apologías”.