23 de Mayo: San Miguel de Sinada, obispo (¿? – 826)

Nació en la región de Sinada, Frigia (actual Turquía), hijo único de una familia adinerada. Luego de estudiar en Constantinopla, abrazó la vida religiosa en un monasterio cerca del Bósforo. Allí fue ordenado sacerdote por san Tarasio, y más tarde consagrado obispo por este mismo santo. Para nadie era desconocida la gran virtud y ciencia de Miguel, por lo cual le propusieron como metropolitano (obispo) de Sinada. Así se dio y él emprendió con ahínco tal responsabilidad, trabajando especialmente por la paz en toda aquella región. Mas sucedió que el emperador León V, partidario de la herejía iconoclasta, reunió a los obispos anunciándoles su firme decisión de acabar con el culto a las imágenes. Habiéndose opuesto a dicha resolución, argumentando su fidelidad a la fe ortodoxa, san Miguel fue desterrado y se le impidió regresar a su sede aun después de fallecido el emperador. Murió santamente, acompañado por su amigo san Teodoro Studita, el 23 de mayo de 826.

Miércoles 23 de Mayo

PRIMERA LECTURA

Lectura de la carta del apóstol Santiago 4, 13-16

 

Queridos hermanos: Atención, ahora, los que decís: «Hoy o mañana iremos a tal ciudad y allí pasaremos un año, haremos negocio y ganaremos dinero». ¡Si ni siquiera sabéis qué será del día de mañana! ¿Qué es vuestra vida? Pues sois vapor que aparece un instante y después desaparece. Más bien deberíais decir: «Si el Señor quiere y estamos vivos, haremos esto o lo otro». Sin embargo, ahora presumís con vuestras fanfarronerías; todo alarde de ese estilo es malo.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 48, 2-3. 6-8. 9. 10-11

 

R/. Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

 

Oíd esto, todas las naciones;

escuchadlo, habitantes del orbe:

plebeyos y nobles, ricos y pobres. R/.

¿Por qué habré de temer los días aciagos,

cuando me cerquen y acechen los malvados,

que confían en su opulencia

y se jactan de sus inmensas riquezas,

si nadie puede salvarse ni dar a Dios un rescate? R/.

Es tan caro el rescate de la vida,

que nunca les bastará para vivir

perpetuamente sin bajar a la fosa. R/.

Mirad: los sabios mueren,

 lo mismo que perecen los ignorantes y necios,

y legan sus riquezas a extraños. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 9, 38-40

 

En aquel tiempo, Juan dijo a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no viene con nosotros».

Jesús respondió: «No se lo impidáis, porque quien hace un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

Martes 22 de Mayo

PRIMERA LECTURA

Lectura de la carta del apóstol Santiago 4, 1-10

 

Queridos hermanos: ¿De dónde proceden los conflictos y las luchas que se dan entre vosotros? ¿No es precisamente de esos deseos de placer que pugnan dentro de vosotros? Ambicionáis y no tenéis, asesináis y envidiáis y no podéis conseguir nada, lucháis y os hacéis la guerra, y no obtenéis porque no pedís. Pedís y no recibís, porque pedís mal, con la intención de satisfacer vuestras pasiones.

Adúlteros, ¿no sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Por tanto, si alguno quiere ser amigo del mundo, se constituye en enemigo de Dios.

¿O es que pensáis que la Escritura dice en vano: «El espíritu que habita en nosotros inclina a la envidia»? Pero la gracia que concede es todavía mayor; por eso dice: «Dios resiste a los soberbios, mas da su gracia a los humildes».

Por tanto, sed humildes ante Dios, pero resistid al diablo y huirá de vosotros. Acercaos a Dios y él se acercará a vosotros. Lavaos las manos, pecadores; purificad el corazón, los inconstantes. Lamentad vuestra miseria, haced duelo y llorad; que vuestra risa se convierta en duelo y vuestra alegría en aflicción. Humillaos ante el Señor y él os ensalzará.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 54, 7-8. 9-10a. 10b-11a. 23

 

R/. Encomienda a Dios tus afanes, que él te sustentará.

 

Y pienso: «Quién me diera alas de paloma para volar y posarme!

Emigraría lejos, habitaría en el desierto». R/.

«Esperaría en el que puede salvarme del huracán y la tormenta».

¡Destrúyelos, Señor, confunde sus lenguas! R/.

Pues veo en la ciudad violencia y discordia:

día y noche hacen la ronda sobre sus murallas. R/.

Encomienda a Dios tus afanes, que él te sustentará;

no permitirá jamás que el justo caiga. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 9, 30-37

 

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos.

Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará». Pero no entendían lo que decía, y les daba miedo preguntarle.

Llegaron a Cafarnaún, y una vez en casa les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?». Ellos callaban, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos».

Y tomando un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

22 de Mayo: Santa Rita de Cascia, religiosa (1381 – 1457)

Nacida en Italia en 1381, es conocida como la “patrona de los imposibles” por su eficaz intercesión ante el Señor. Quiso ser religiosa pero, obedeciendo a sus padres, se casó con un hombre que le causó muchos sufrimientos, los cuales ella sobrellevó con oración y bondad, terminando por alcanzarle la gracia de la conversión. Tiempo después, su marido fue asesinado. Descubriendo la santa que sus dos hijos pensaban vengar a su padre, suplicó a Dios que se los llevase antes de que pudiesen cometer tal pecado, y así sucedió. Sin su esposo e hijos, Rita se entregó a la oración, penitencia y obras de caridad. Persuadida de que era el momento de consagrar su vida por completo al Señor, pidió humildemente ser admitida en la Orden de San Agustín, mas, como fuese negada su solicitud, Dios mismo la introdujo en el monasterio milagrosamente. Allí recibió de Él abundantes gracias, entre ellas, la impresión de la dolorosa llaga de una espina de la Corona de Cristo en su frente, que expelía un olor desagradable, la cual permaneció allí hasta su muerte, el 22 de mayo de 1457.

 

Lunes 21 de Mayo

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Génesis 3, 9-15. 20

 

Después de comer Adán del árbol, el Señor Dios lo llamó y le dijo: «¿Dónde estás?». Él contestó: «Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí».

El Señor Dios le replicó: «¿Quién te informó de que estabas desnudo?, ¿es que has comido del árbol del que te prohibí comer?». Adán respondió: «La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto y comí».

El Señor Dios dijo a la mujer: «¿Qué has hecho?». La mujer respondió: «La serpiente me sedujo y comí». El Señor Dios dijo a la serpiente: «Por haber hecho eso, maldita tú entre todo el ganado y todas las fieras del campo, te arrastrarás sobre el vientre y comerás polvo toda tu vida; pongo hostilidad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y su descendencia; esta te aplastará la cabeza cuando tú la hieras en el talón». Adán llamó a su mujer Eva, por ser la madre de todos los que viven.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Jdt 13, 18bcde-19

 

R/. Tú eres el honor de nuestro pueblo.

 

Hija, que el Dios altísimo te bendiga

entre todas las mujeres de la tierra.

Alabado sea el Señor,

el Dios que creó el cielo y la tierra. R/.

Tu esperanza permanecerá

en el corazón de los hombres que recuerdan

el poder de Dios por siempre. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Juan 19, 25-27

 

En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaba su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego, dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio.

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

21 de Mayo: María, Madre de la Iglesia

La Santa Iglesia, iluminada por el Espíritu Santo, ha decretado recientemente la celebración anual, el lunes siguiente a Pentecostés, de esta preciosa memoria en honor a nuestra Madre del Cielo. Declara el Catecismo (No 963), que a María «Se la reconoce y se la venera como verdadera Madre de Dios y del Redentor […] más aún, “es verdaderamente la Madre de los miembros (de Cristo) porque colaboró con su amor a que nacieran en la Iglesia los creyentes, miembros de aquella cabeza”». La unión de María con su Hijo se manifiesta desde el momento de la Concepción virginal hasta la Cruz; “al dirigirse a María con las palabras: “Ahí tienes a tu hijo”, el crucificado proclama su maternidad, no sólo con respecto al apóstol Juan, sino también con respecto a todo discípulo” (San Juan Pablo II). La Iglesia confiesa que “María continúa en el cielo ejercitando su oficio maternal con respecto a los miembros de Cristo” (Beato Pablo VI), es por eso que procura amarla con los mismos sentimientos del Señor Jesús tributándole merecido amor filial.

Homilía: Solemnidad de Pentecostés

“Pentecostés”

Domingo 20 de Mayo

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11

 

Al cumplirse el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente, se produjo desde el cielo un estruendo, como de un viento que soplaba fuertemente, y llenó toda la casa donde se encontraban sentados. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se dividían, posándose sobre cada uno de ellos. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía manifestarse. Residían entonces en Jerusalén judíos devotos venidos de todos los pueblos que hay bajo el cielo. Al oírse este ruido, acudió la multitud y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propia lengua. Estaban todos estupefactos y admirados, diciendo: «¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno de nosotros los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos, elamitas y habitantes de Mesopotamia, de Judea y Capadocia, del Ponto y Asia, de Frigia y Panfilia, de Egipto y de la zona de Libia que limita con Cirene; hay ciudadanos romanos forasteros, tanto judíos como prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las grandezas de Dios en nuestra propia lengua».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 103, 1ab y 24ac. 29bc-30. 31 y 34

 

R/. Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.

 

Bendice, alma mía, al Señor: ¡Dios mío, qué grande eres!

Cuántas son tus obras, Señor; la tierra está llena de tus criaturas. R/.

Les retiras el aliento, y expiran y vuelven a ser polvo;

envías tu aliento, y los creas, y repueblas la faz de la tierra. R/.

Gloria a Dios para siempre, goce el Señor con sus obras;

que le sea agradable mi poema, y yo me alegraré con el Señor. R/.

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 12, 3b-7.12-13

 

Hermanos: Nadie puede decir: «Jesús es Señor», sino por el Espíritu Santo.

Y hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de actuaciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. Pero a cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para el bien común. Pues, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. Pues todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 19-23

 

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros». Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo». Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

20 de Mayo: San Bernardino de Siena, presbítero (1380 – 1444)

Nació en Italia, de familia noble. A los 6 años de edad quedó huérfano. Desde su juventud cuidaba mucho de no cometer faltas contra la pureza y alentaba a sus compañeros a hacer lo mismo; también, junto a ellos fue consuelo para los enfermos durante una epidemia que asoló Siena. Se afilió a la asociación piadosa “Devotos de Nuestra Señora” y más tarde ingresó en la Orden de los Frailes Menores, fue ordenado sacerdote y desplegó por toda Italia una gran actividad como predicador, con notables frutos. Propagó la devoción al Santísimo Nombre de Jesús. Además, tuvo un papel importante en la promoción intelectual de su Orden, creciendo a la par su sabiduría y su santidad. Escribió varios Tratados de teología y obras en honor a la Virgen Santísima. Murió en 1444.