Jueves 1 de Marzo

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del profeta Jeremías 17, 5-10

 

Esto dice el Señor: «Maldito quien confía en el hombre, y busca el apoyo de las criaturas, apartando su corazón del Señor. Será como cardo en la estepa, que nunca recibe la lluvia; habitará en un árido desierto, tierra salobre e inhóspita. Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza. Será un árbol plantado junto al agua, que alarga a la corriente sus raíces; no teme la llegada del estío, su follaje siempre está verde; en año de sequía no se inquieta, ni dejará por eso de dar fruto. Nada hay más falso y enfermo que el corazón: ¿quién lo conoce? Yo, el Señor, examino el corazón, sondeo el corazón de los hombres para pagar a cada cual su conducta según el fruto de sus acciones».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 1, 1-2. 3. 4 y 6

 

R/. Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.

 

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos,

ni entra por la senda de los pecadores,

ni se sienta en la reunión de los cínicos;

sino que su gozo es la ley del Señor,

y medita su ley día y noche. R/.

Será como un árbol

plantado al borde de la acequia:

da fruto en su sazón y no se marchitan sus hojas;

y cuanto emprende tiene buen fin. R/.

No así los impíos, no así;

serán paja que arrebata el viento.

Porque el Señor protege el camino de los justos,

pero el camino de los impíos acaba mal. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 16, 19-31

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos: «Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían y le lamían las llagas.

Sucedió que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Murió también el rico y fue enterrado. Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno, y gritando, dijo: “Padre Abraham, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas”.

Pero Abraham le dijo: “Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso ahora él es aquí consolado, mientras que tú eres atormentado. Y, además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que los que quieran cruzar desde aquí hacia vosotros no puedan hacerlo, ni tampoco pasar de ahí hasta nosotros”. Él dijo: “Te ruego, entonces, padre, que le mandes a casa de mi padre, pues tengo cinco hermanos: que les dé testimonio de estas cosas, no sea que también ellos vengan a este lugar de tormento”. Abraham le dice: “Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen”. Pero él le dijo: “No, padre Abraham. Pero si un muerto va a ellos, se arrepentirán”. Abraham le dijo: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no se convencerán ni aunque resucite un muerto”».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

1 de Marzo: San Albino, obispo (470 – 550)

Nace hacia el 470 en la región de Vannes (Gran Bretaña) en el seno de una familia acomodada. Experimentándose llamado a servir a Dios como sacerdote, renunció a sus bienes e ingresó al monasterio de Tincillac. San Albino fue elegido obispo de Angers (Francia) y demostró ser un piadoso, inteligente y hábil pastor de las almas. Predicaba a diario, era generoso con los pobres y movido por el Señor, empleaba grandes sumas de dinero pagando la redención de esclavos y prisioneros que los bárbaros hacían en sus numerosas invasiones. Se le atribuyeron muchos milagros, así como varias curaciones de enfermos y de ciegos. Se le considera patrono de niños enfermos de ceguera. Murió en el año 550.

 

Miércoles 28 de Febrero

 

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del profeta Jeremías 18, 18-20

 

Ellos dijeron: «Venga, tramemos un plan contra Jeremías porque no faltará la ley del sacerdote, ni el consejo del sabio, ni el oráculo del profeta. Venga, vamos a hablar mal de él y no hagamos caso de sus oráculos.»

Hazme caso, Señor, escucha lo que dicen mis oponentes. ¿Se paga el bien con mal?, ¡pues me han cavado una fosa! Recuerda que estuve ante ti, pidiendo clemencia por ellos, para apartar tu cólera.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 30, 5-6. 14. 15-16.

 

R/.  Sálvame, Señor, por tu misericordia.

 

Sácame de la red que me han tendido,

porque tú eres mi amparo.

A tus manos encomiendo mi espíritu:

tú, el Dios leal, me librarás. R/.

 Oigo el cuchicheo de la gente,

 y todo me da miedo;

 se conjuran contra mí

y traman quitarme la vida. R/.

Pero yo confío en ti, Señor;

te digo: «Tú eres mi Dios».

En tus manos están mis azares:

líbrame de mis enemigos que

 me persiguen. R/.

 

EVANGELIO

 Lectura del santo Evangelio según san Mateo 20, 17-28

 

En aquel tiempo, subiendo Jesús a Jerusalén, tomando aparte a los Doce, les dijo por el camino:

«Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas, y lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles, para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen; y al tercer día resucitará». Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: «¿Qué deseas?» Ella contestó: «Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda». Pero Jesús replicó: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber?» Contestaron: «Podemos». Él les dijo: «Mi cáliz lo beberéis; pero sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre». Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra los dos hermanos. Y llamándolos, Jesús, les dijo: «Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

28 de Febrero: Beata Antonia de Florencia, terciaria regular franciscana (1401-1472)

Nació en Florencia (Italia) en 1401, se casó joven y tuvo un hijo, pero enviudó pronto, quedando sola con el niño muy pequeño aún. Pensando en él, accedió a contraer matrimonio de nuevo, pero también esta vez su esposo murió al poco tiempo. Se dedicó entonces únicamente a la crianza de su hijo y ya cuando éste creció, Antonia ingresó con las Hermanas Terciarias Regulares de San Francisco, que pasaron a ser su nueva familia (sobrenatural), puesto que su única ambición era santificarse, para lo cual no escatimó esfuerzo alguno, centrándose en vivir sólo para Dios. Sentía la urgencia de una mayor austeridad en la regla, de una pobreza más rígida, de una abnegación más perfecta, en razón de lo cual, en 1447, con la autorización del Papa, y la bendición de san Juan de Capistrano, vicario general, se retiró con doce compañeras al monasterio de Corpus Domini con el deseo de vivir de manera más íntegra y fiel la primera regla de Santa Clara. Confiándosele la misión de guiar a sus hermanas, fue elegida abadesa del monasterio. Durante largos años se caracterizó por ser modelo del espíritu observante, trabajando por la reforma de las costumbres, la virtud, especialmente la santa obediencia. Durante quince años tuvo que soportar una dolorosa enfermedad, y fuertes luchas espirituales, las cuales logró vencer dedicándose al cuidado de los demás, reconociendo mayor alegría en dar que en recibir. Antes de morir recomendó a sus hermanas la exacta observancia de la regla y la caridad fraterna. Murió el 28 de febrero de 1472. En 1847 el beato Papa Pío IX, autorizó su culto.

Martes 27 de Febrero

 

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del profeta Isaías 1, 10. 16-20

 

Oíd la palabra del Señor, príncipes de Sodoma, escucha la enseñanza de nuestro Dios, pueblo de Gomorra. «Lavaos, purificaos, apartad de mi vista vuestras malas acciones. Dejad de hacer el mal, aprended a hacer el bien. Buscad la justicia, socorred al oprimido; proteged el derecho del huérfano, defended a la viuda. Venid entonces, y discutiremos -dice el Señor-. Aunque vuestros pecados sean como escarlata, quedarán blancos como nieve; aunque sean rojos como la púrpura, quedarán como lana. Si sabéis obedecer, comeréis de los frutos de la tierra; si rehusáis y os rebeláis, os devorará la espada -ha hablado la boca del Señor-».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 49, 8-9. 16bc – 17. 21 y 23.

 

R/. Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios.

 

No te reprocho tus sacrificios,

pues siempre están tus holocaustos ante mí.

Pero no aceptaré un becerro de tu casa,

ni un cabrito de tus rebaños. R/.

¿Por qué recitas mis preceptos

y tienes siempre en la boca mi alianza,

tú que detestas mi enseñanza

y te echas a la espalda mis mandatos? R/.

Esto haces, ¿y me voy a callar?

¿Crees que soy como tú?

Te acusaré, te lo echaré en cara.

 El que me ofrece acción de gracias,

ese me honra;

al que sigue buen camino

le haré ver la salvación de Dios. R/.

 

EVANGELIO

 Lectura del santo Evangelio según san Mateo 23, 1-12

 

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo:

«En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid todo lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen. Lían fardos pesados y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar.

Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y agrandan las orlas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias en las plazas y que la gente los llame “rabbí”. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “rabbí”, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías. El primero entre vosotros será vuestro servidor.

El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

27 de Febrero: Beata María de la Caridad del Espíritu Santo, franciscana (1860-1943)

Nació en Kaltbrunn (Suiza). Desde pequeña, su madre la guió a amar intensamente a nuestro Señor Jesucristo y a la Virgen María, procurando encauzar hacia el bien la extraordinaria inteligencia de su hija. En 1880, Caridad ingresó en el convento Franciscano “María Hilf”, recibiendo su nuevo nombre, y al año siguiente hizo su profesión religiosa. Fue docente en el colegio contiguo al monasterio. Se ofreció para ir a Ecuador, y después de un tiempo de trabajar allí, en 1993, fue destinada para una fundación en Túquerres (Colombia), donde, con total disponibilidad en el servicio, desempeñó una gran labor misionera. Fundó en 1894 la Congregación de Franciscanas de María Inmaculada. Inculcó en sus hermanas gran espíritu de oración y apostolado con los más pobres, nutriéndose con una profunda vida interior. Por su gran amor a Jesús Sacramentado, obtuvo licencia para la Adoración Perpetua diurna y nocturna, dejándola como regalo a su comunidad. Ella le tenía mucha veneración a los sacerdotes como ministros del Señor. Murió diciendo: «Jesús, …Me muero». Fue beatificada por San Juan Pablo II el 23 de marzo de 2003.

Lunes 26 de Febrero

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del profeta Daniel 9, 4b-10

 

¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen sus mandamientos!

Hemos pecado, hemos cometido crímenes y delitos, nos hemos rebelado apartándonos de tus mandatos y preceptos. No hicimos caso a tus siervos los profetas, que hablaban en tu nombre a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra.

Tú, mi Señor, tienes razón, y a nosotros nos abruma la vergüenza, tal como sucede hoy a los hombres de Judá, a los habitantes de Jerusalén y a todo Israel, a los de cerca y a los de lejos, en todos los países por donde los dispersaste a causa de los delitos que cometieron contra ti. Señor, nos abruma la vergüenza: a nuestros reyes, príncipes y padres, porque hemos pecado contra ti.

Pero, mi Señor, nuestro Dios, es compasivo y perdona, aunque nos hemos rebelado contra él. No obedecimos la voz del Señor, nuestro Dios, siguiendo las normas que nos daba por medio de sus siervos, los profetas.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 78, 8. 9. 11. 13

 

R/.  Señor, no nos trates como merecen nuestros pecados.

 

No recuerdes contra nosotros las culpas de nuestros padres;

que tu compasión nos alcance pronto,

pues estamos agotados. R/.

Socórrenos, Dios, Salvador nuestro,

por el honor de tu nombre;

líbranos y perdona nuestros pecados

a causa de tu nombre. R/.

Llegue a tu presencia el gemido del cautivo:

con tu brazo poderoso,

salva a los condenados a muerte. R/.

Nosotros, pueblo tuyo, ovejas de tu rebaño,

te daremos gracias siempre,

 cantaremos tus alabanzas de generación en generación. R/.

 

 EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 6, 36-38

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante, pues con la medida con que midiereis se os medirá a vosotros».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

26 de Febrero: San Alejandro de Alejandría, obispo (250- 326)

San Alejandro nació en Alejandría, el año 250, y fue consagrado obispo de su ciudad natal desde el 313 hasta su muerte. Fue el decimonoveno patriarca de Alejandría. Fue reconocido por su oposición a la herejía arriana, y también por su doctrina apostólica. Ordenó presbítero al joven diácono Atanasio, que sería su sucesor. Fue muy acreditado en la enseñanza de la fe cristiana, por lo que se le incluye en el santoral tanto en la Iglesia Católica, como en la Ortodoxa y en la Copta, ponderando su celo apostólico. Su Carta Episcopal sobre la herejía arriana forma parte aún de la literatura eclesiástica. Para obispos, prefería nombrar a monjes eremitas pues los consideraba un buen modelo para sus ovejas. También insistía en la caridad con los pobres. Fue uno de los principales responsables del Primer Concilio de Nicea, donde el arrianismo fue formalmente condenado. Falleció en Alejandría el año 326, dos años después de regresar del Concilio, y de nombrar a san Atanasio para sucederle en la sede patriarcal.

Homilía: 25 de Febrero