Martes 23 de Enero

PRIMERA LECTURA

Lectura del segundo libro de Samuel 6, 12b-15. 17-19

 

En aquellos días, David fue y trajo con algazara el Arca de Dios de la casa de Obededón a la ciudad de David.

Cuando los portadores del Arca del Señor avanzaban seis pasos, se sacrificaba un toro y un animal cebado. David iba danzando ante el Señor con todas sus fuerzas, ceñido de un efod de lino.

Él y toda la casa de Israel iban subiendo el Arca del Señor entre aclamaciones y al son de trompeta.

Trajeron el Arca del Señor y la instalaron en su lugar, en medio de la tienda que había desplegado David.

David ofreció ante el Señor holocaustos y sacrificios de comunión. Cuando acabó de ofrecerlos, bendijo al pueblo en nombre del Señor del universo. Repartió a todo el pueblo, a la muchedumbre de Israel, hombres y mujeres, una torta de pan, un pastel de dátiles y un pastel de uvas pasas. Tras lo cual, todo el pueblo se fue, cada uno a su casa.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 23, 7. 8. 9. 10

 

R/. ¿Quién es ese Rey de la gloria? Es el Señor.

 

¡Portones!, alzad los dinteles,

que se alcen las puertas eternales:

va a entrar el Rey de la gloria. R/.

¿Quién es ese Rey de la gloria?

El Señor, héroe valeroso,

el Señor valeroso en la batalla. R/.

¡Portones!, alzad los dinteles,

que se alcen las puertas eternales:

va a entrar el Rey de la gloria. R/.

¿Quién es ese Rey de la gloria?

El Señor, Dios del universo,

él es el Rey de la gloria. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 3, 31-35

 

En aquel tiempo, llegaron la madre de Jesús y sus hermanos y, desde fuera, lo mandaron llamar.

La gente que tenía sentada alrededor le dice: «Mira, tu madre y tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan».

Él les pregunta:

«¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?».

Y mirando a los que estaban sentados alrededor, dice: «Estos son mi madre y mis hermanos. El que haga la voluntad de Dios, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

23 de Enero: Santa Emerenciana, mártir (¿?-304)

Según el Martirologio Romano, esta santa era hermana de leche de Santa Inés (significa esto que tuvieron la misma nodriza), y no había recibido aún el bautismo. Dos días después del martirio de Santa Inés, Emerenciana acudió a rezar en su tumba y fue encontrada allí por los soldados del emperador, confesando que también era cristiana, razón por la que fue condenada a ser apedreada en aquel mismo lugar. De este modo recibió el bautismo de sangre en el año 304, durante la persecución de Diocleciano. Estuvo originalmente sepultada en el “Coemeterium majus”; pero en el Siglo IX sus reliquias fueron trasladadas a la basílica de Santa Inés en Roma. El Papa Pablo V mandó construir en 1615, una urna de plata para depositar los restos de las dos santas debajo del Altar Mayor. En diversas ciudades de España y México se le honra como patrona.

22 de Enero: San Vicente, diácono y mártir (S. III – IV)

Su nombre significa: “Aquel que es un vencedor” Vivió entre los siglos III y IV. Proveniente de una familia española, sus padres lo confiaron a san Valero, obispo de Zaragoza, bajo cuya dirección hizo rápidos progresos en la virtud.

El obispo era un poco tartamudo y, por tanto, le costaba la oratoria. Pero confió al joven diácono Vicente, bien preparado culturalmente y hábil en el manejo de la palabra, el cargo de coadjutor del obispo para la predicación del Evangelio. Su actividad diaconal se desarrolló en una época serena y pacífica, en la cual se fue cimentando el cristianismo en las regiones ya más evangelizadas. No obstante, los emperadores Diocleciano y Maximiano decretaron una nueva persecución. El edicto ordenaba adorar al “divino” de Roma, representado en el César. Nada pudo quebrantar la fortaleza de Vicente que, animado por la Divina Gracia, recordando a su paisano san Lorenzo, sufrió el tormento sin quejarse y bromeando entre las llamas. Lo arrojaron entonces a un calabozo siniestro, oscuro y fétido “un lugar más negro que las mismas tinieblas”, allí, consumado su sufrimiento, murió mientras contemplaba una visión celestial en la que se le recibía gozosamente en las moradas eternas.

Lunes 22 de Enero

PRIMERA LECTURA

Lectura del segundo libro de Samuel 5, 1-7. 10

 

En aquellos días, todas las tribus de Israel se presentaron ante David en Hebrón y le dijeron: «Hueso tuyo y carne tuya somos. Desde hace tiempo, cuando Saúl reinaba sobre nosotros, eras tú el que dirigía las salidas y entradas de Israel. Por su parte, el Señor te ha dicho: “Tu pastorearás a mi pueblo Israel, tú serás el jefe de Israel”».

Los ancianos de Israel vinieron a ver al rey en Hebrón. El rey hizo una alianza con ellos en Hebrón, en presencia del Señor y ellos le ungieron como rey de Israel.

David tenía treinta años cuando comenzó a reinar. Y reinó cuarenta años; siete años y seis meses sobre Judá en Hebrón, y treinta y tres años en Jerusalén sobre todo Israel y Judá.

David se dirigió con sus hombres a Jerusalén contra los jebuseos que habitaban en el país. Estos dijeron a David: «No entrarás aquí, pues te rechazarán hasta los ciegos y los cojos».

Era como decir: David no entrará aquí. Pero David tomó la fortaleza de Sion, que es la ciudad de David.

David iba engrandeciéndose, pues el Señor, Dios del universo, estaba con él.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.
 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 88, 20.21-22. 25-26

 

R/. Mi fidelidad y misericordia lo acompañarán.

 

Un día hablaste en visión a tus santos:

«He ceñido la corona a un héroe,

he levantado a un soldado de entre el pueblo». R/.

«Encontré a David, mi siervo,

y lo he ungido con óleo sagrado;

para que mi mano esté siempre con él

y mi brazo lo haga valeroso». R/.

«Mi fidelidad y misericordia lo acompañarán,

por mi nombre crecerá su poder:

extenderé su izquierda hasta el mar,

y su derecha hasta el Gran Río». R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 3, 22-30

 

En aquel tiempo, los escribas que habían bajado de Jerusalén decían:

«Tiene dentro a Belzebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios».

Él los invitó a acercarse y les hablaba en parábolas:

«¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino dividido internamente no puede subsistir; una familia dividida no puede subsistir. Si Satanás se rebela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre forzudo para arramblar con su ajuar, si primero no lo ata; entonces podrá arramblar con la casa.

En verdad os digo, todo se les podrá perdonar a los hombres: los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado siempre».

Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo.

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

Homilía: 21 de enero

21 de Enero: Santa Inés, virgen y mártir (291 – 304)

Hoy en día es una de las santas más populares, y considerada patrona de la pureza y de los adolescentes. Santa Inés pertenecía a una familia romana de buena posición. Su nombre significa “casto, sagrado” en griego, y en latín se traduce “cordero”. Debido a su belleza, la joven era pretendida y deseada por muchos hombres. Sin embargo, los rechazaba diciendo que ya se había comprometido con Cristo. El hijo del alcalde de Roma era uno de aquellos que quería como esposa a la santa joven y, encolerizado por su negativa, la denunció como cristiana. Eran tiempos de persecución, por lo cual enviaron a Inés a un prostíbulo como castigo. Sin embargo, por obra divina, al ser expuesta desnuda, los cabellos le crecieron de tal modo que tapaban su cuerpo.

El único hombre que intentó romper con su virginidad terminó ciego, pero Inés orando por él, le obtuvo el don de la salud. La joven santa dejó aquel nefasto lugar intacta en su virginidad, posteriormente fue encerrada en la prisión, sentenciada a muerte, y finalmente mandaron a decapitarla. Cuando iban a hacerlo, el verdugo trató de convencerla y ella respondió: “Injuria sería para mi Esposo que yo pretendiera agradar a otro. Me entregaré solo a Aquél que primero me eligió. ¿Qué esperas, verdugo? Perezca este cuerpo que puede ser amado por ojos que detesto”. Así murió mártir a los trece años.

Domingo 21 de Enero

PRIMERA LECTURA

Lectura del profeta Jonás 3, 1-5.10

 

En aquellos días vino de nuevo la Palabra del Señor a Jonás:

«Levántate y vete a Nínive, la gran ciudad, y pregona ahí el pregón que te diré».

Se levantó Jonás y fue a Nínive, como le había mandado el Señor. Nínive era una ciudad enorme; tres días hacían falta para recorrerla. Comenzó Jonás a andar por la ciudad y caminó durante un día pregonando: «Dentro de cuarenta días, Nínive será arrasada».

Los ninivitas creyeron en Dios, proclamaron un ayuno, y se vistieron con rudo sayal, desde el más importante hasta el menor.

Vio Dios su comportamiento, cómo habían abandonado el mal camino, y se arrepintió de la desgracia que había determinado enviarles. Así que no la ejecutó.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.
 

SALMO RESPONSORIAL

Salmo 24, 4-5ab.6-7bc.8-9

 

R/. Señor, enséñame tus caminos.

 

Señor, enséñame tus caminos,

instrúyeme en tus sendas.

Haz que camine con lealtad;

enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R/.

Recuerda, Señor, que tu ternura

y tu misericordia son eternas;

acuérdate de mí con misericordia,

por tu bondad, Señor. R/.

El Señor es bueno y es recto,

y enseña el camino a los pecadores;

hace caminar a los humildes con rectitud,

enseña su camino a los humildes. R/.

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 7, 29-31

 

Hermanos: Os digo esto, el momento es apremiante. Queda como solución: que los que tienen mujer vivan como si no la tuvieran; los que lloran, como si no lloraran; los que están alegres, como si no lo estuvieran; los que compran como si no poseyeran; los que negocian en el mundo, como si no disfrutaran de él: porque la apariencia de este mundo se termina.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 1, 14-20

 

Después de que Juan fue entregado, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía: «Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio».

Pasando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, echando las redes en el mar, pues eran pescadores.

Jesús les dijo: «Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres». Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. A continuación los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon en pos de él.

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

 

20 de Enero: San Fabián (256-288) y san Sebastián (200-250), mártires

San Fabián fue Papa durante catorce años y su elección fue muy particular: Al morir san Antero, los fieles se juntaron para elegir al nuevo Pontífice. En ese momento, una paloma descendió y se posó sobre la cabeza de Fabián, con quien nadie contaba, ya que todavía no era sacerdote. Sin embargo, después de esta señal, Fabián fue ordenado presbítero y consagrado obispo. Fue muy querido por el pueblo, pero odiado por Decio, el emperador, que en el año 250 ordenó una persecución contra los cristianos, siendo San Fabián el primer martirizado.

San Sebastián, por su parte, era capitán de la guardia del Palacio Imperial en Roma y cristiano fervoroso. Mantenía su fe en secreto, por la persecución. Alentaba a los cristianos prisioneros a ofrecer su vida por Cristo, y facilitaba también el acceso a la cárcel de diáconos que les llevasen el Santo Viático. Poco tiempo después fue denunciado y el emperador Maximino le obligó a escoger entre la milicia o el cristianismo. Sebastián optó por Cristo y fue asaeteado, pero no murió. Restablecido, se presentó nuevamente ante el mandatario, reprendiéndole por perseguir a los cristianos. Maximino mandó azotar a Sebastián hasta la muerte, luego de lo cual arrojaron su cuerpo a un lodazal. Su historia es narrada en la novela Fabiola del Cardenal Wisemann.

 

Sábado 20 de Enero

PRIMERA LECTURA

Lectura del segundo libro de Samuel 1, 1-4. 11-12. 19. 23-27.

 

En aquellos días, David regresó tras derrotar a Amalec y se detuvo dos días en Sicelag.

Al tercer día vino un hombre del campamento de Saúl con las vestiduras rasgadas y tierra en la cabeza. Al llegar a la presencia de David, cayó a tierra y se postró.

David preguntó: «¿De dónde vienes?».

Respondió: «He huido del campamento de Israel».

David le preguntó de nuevo: «¿Qué ha sucedido? Cuéntamelo».

Respondió: «La tropa ha huido de la batalla y muchos del pueblo han caído y han muerto, entre ellos Saúl y su hijo Jonatán».

Entonces David, echando mano a sus vestidos, los rasgó, lo mismo que sus acompañantes. Hicieron duelo, lloraron y ayunaron hasta la tarde por Saúl, por su hijo Jonatán, por el pueblo del Señor y por la casa de Israel, caídos a espada.

Y dijo David: «La flor de Israel herida en tus alturas.

Cómo han caído los héroes.

Saúl y Jonatán, amables y gratos en su vida, inseparables en su muerte, más veloces que águilas, más valientes que leones.

Hijas de Israel, llorad por Saúl, que os cubría de púrpura y adornos, que adornaba con alhajas de oro vuestros vestidos.

Cómo han caído los héroes en medio del combate.

Jonatán, herido en tus alturas.

Estoy apenado por ti, Jonatán, hermano mío.

Me eras gratísimo, tu amistad me resultada más dulce que el amor de mujeres.

Cómo han caído los héroes.

Han perecido las armas del combate».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 79, 2-3. 5-7

 

R/. Que brille tu rostro, Señor, y nos salve.

 

Pastor de Israel, escucha,

tú que guías a José como a un rebaño;

tú que te sientas sobre querubines, resplandece

ante Efraín, Benjamín y Manasés;

despierta tu poder y ven a salvarnos. R/.

Señor, Dios del universo,

¿hasta cuándo estarás airado

mientras tu pueblo te suplica?

Les diste a comer llanto,

a beber lágrimas a tragos;

nos entregaste a las contiendas de nuestros vecinos,

nuestros enemigos se burlan de nosotros. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 3, 20-21

 

En aquel tiempo, Jesús llega a casa con sus discípulos y de nuevo se junta tanta gente que no los dejaban ni comer.

Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque se decía que estaba fuera de sí.

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.