1 de Diciembre: Santos Edmundo Campion, Rodolfo Sherwin y Alejandro Briant (s. XVI)

Originarios de Londres, estos tres santos presbíteros fueron mártires durante el reinado y persecución de Isabel I, siendo notable su fortaleza en defensa de su fe y de la primacía del Papa. San Edmundo, desde joven había profesado la fe católica. Después de ser admitido en Roma en la Compañía de Jesús y ordenado sacerdote en Praga, regresó a su patria, donde de palabra y por escrito, fortaleció en gran manera las almas de los fieles, en razón de lo cual, después de muchos tormentos, fue ajusticiado en el patíbulo de Tyburn en 1581. Los mismos suplicios sufrieron con él san Rodolfo y san Alejandro, éste último, admitido con mérito en la Orden Jesuita, cuando estaba ya en la cárcel. Fueron canonizados por el beato Papa Pablo VI junto con los «Cuarenta Mártires de Inglaterra y Gales».

Viernes 1 de Diciembre

PRIMERA LECTURA

Lectura de la profecía de Daniel 7, 2-14

 

Yo, Daniel, tuve una visión nocturna: Vi que los cuatro vientos del cielo agitaban el océano. Cuatro bestias gigantescas salieron del mar, distintas una de otra. La primera era como un león con alas de águila; la estaba mirando y de pronto vi que le arrancaban las alas, la alzaron del suelo, la pusieron de pie como un hombre y le dieron un corazón humano.

Había una segunda bestia semejante a un oso; estaba medio erguida, con tres costillas en la boca, entre los dientes. Le dijeron: «Levántate. Come carne en abundancia».

Después yo seguía mirando y vi otra bestia como un leopardo, con cuatro alas de ave en el lomo, y esta bestia tenía cuatro cabezas. Y le dieron el poder. Después seguí mirando y en mi visión nocturna contemplé una cuarta bestia, terrible, espantosa y extraordinariamente fuerte; tenía grandes dientes de hierro, con los que comía y descuartizaba; y las sobras las pateaba con las pezuñas. Era distinta de las bestias anteriores, porque tenía diez cuernos. Miré atentamente los cuernos, y vi que de entre ellos salía otro cuerno pequeño; y arrancaron ante él tres de los cuernos precedentes. Aquel cuerno tenía ojos humanos, y una boca que profería insolencias.

Miré y vi que colocaban unos tronos. Un anciano se sentó. Su vestido era blanco como nieve, su cabellera como lana limpísima; su trono, llamas de fuego; sus ruedas, llamaradas; un río impetuoso de fuego brotaba y corría ante él.

Miles y miles lo servían, millones estaban a sus órdenes.

Comenzó la sesión y se abrieron los libros. Yo seguí mirando, atraído por las insolencias que profería aquel cuerno; hasta que mataron a la bestia, la descuartizaron y la echaron al fuego. A las otras bestias les quitaron el poder, dejándolas vivas una temporada, hasta un tiempo y una hora. Seguí mirando. Y en mi visión nocturna vi venir una especie de Hijo de hombre entre las nubes del cielo. Avanzó hacia el anciano y llegó hasta su presencia.

A él se le dio poder, honor y reino.

Y todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieron. Su poder es un poder eterno, no cesará. Su reino no acabará.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Dan 3, 75. 76. 77. 78. 79. 80. 81

 

R/. ¡Ensalzadlo con himnos por los siglos!

 

Montes y cumbres, bendecid al Señor. R/.

Cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor. R/.

Manantiales, bendecid al Señor. R/.

Mares y ríos, bendecid al Señor. R/.

Cetáceos y peces, bendecid al Señor. R/.

Aves del cielo, bendecid al Señor. R/.

Fieras y ganados, bendecid al Señor. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 29-33

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos una parábola:

«Fijaos en la higuera y en todos los demás árboles: cuando veis que ya echan brotes, conocéis por vosotros mismos que ya está llegando el verano.

Igualmente vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.

En verdad os digo que no pasará esta generación sin que todo suceda. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

Jueves 30 de Noviembre

PRIMERA LECTURA

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 10, 9-18

 

Hermanos: Si profesas con tus labios que Jesús es Señor, y crees con tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvo. Pues con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con los labios se profesa para alcanzar la salvación.

Pues dice la Escritura: «Nadie que crea en Él quedará confundido».

En efecto, no hay distinción entre judío y griego, porque uno mismo es el Señor de todos, generoso con todos los que lo invocan, pues «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo».

Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído?; ¿cómo creerán en aquel de quien no han oído hablar?; ¿cómo oirán hablar de Él sin nadie que anuncie? y ¿cómo anunciarán si no los envían? Según está escrito: «¡Qué hermosos los pies de los que anuncian la Buena Noticia del bien!»

Pero no todos han prestado oídos al Evangelio. Pues Isaías afirma: «Señor, ¿quién ha creído nuestro mensaje?».

Así, pues, la fe nace del mensaje que se escucha, y la escucha viene a través de la palabra de Cristo.

Pero digo yo: ¿Es que no lo han oído? Todo lo contrario: «A toda la tierra alcanza su pregón, y hasta los confines del orbe sus palabras».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.
 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 18, 2-3.4-5b

 

R/.  A toda la tierra alcanza su pregón.

 

El cielo proclama la gloria de Dios,

el firmamento pregona la obra de sus manos:

el día al día le pasa el mensaje,

la noche a la noche se lo susurra. R/.

Sin que hablen, sin que pronuncien,

sin que resuene su voz,

a toda la tierra alcanza su pregón

y hasta los límites del orbe su lenguaje. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 4, 18-22

 

En aquel tiempo, paseando Jesús junto al mar de Galilea vio a dos hermanos, a Simón, llamado Pedro, y a Andrés, que estaban echando la red en el mar, pues eran pescadores.

Les dijo: «Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres».

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, su hermano, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre, y los llamó.

Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús

30 de Noviembre: San Andrés, apóstol (principios del s. I d.C- 63)

Nació en Betsaida, Galilea. Era hermano de san Pedro. Antes de encontrarse con el Señor, fue discípulo de Juan el Bautista y, al escuchar a éste señalar a Jesús como “el Cordero de Dios”, siguió al Señor sin vacilación alguna. Más tarde fue elegido por el Divino Maestro para ser uno de los doce apóstoles que le acompañasen en su ministerio público. Presenció la mayoría de los milagros de Jesús y fue también quien presentó al joven en la multiplicación de los panes y los peces, así lo narra la Escritura: “Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: -Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero, ¿qué es eso para tantos?” (Jn 6,8-9).

Después de la Ascensión del Señor y habiendo recibido el don del Espíritu Santo en Pentecostés, marchó a las tierras del norte y evangelizó lo que actualmente es Rusia, Turquía, Bulgaria, Rumanía, Albania y Yugoslavia. Murió en Acaya (Grecia), atado a una cruz en forma de equis, en la que permaneció tres días predicando sin cesar, hasta que partió hacia el Cielo. Era el 30 de noviembre del año 63, bajo el imperio de Nerón en Roma.

29 de Noviembre: Beata Maria Magdalena de la Encarnación

Nació en Porto Santo Stefano – Italia, el 16 de abril de 1770 y bautizada al día siguiente con el nombre de Catalina María Francisca Antonia. Su padre Lorenzo Sordini promovió la veneración pública del Santísimo Sacramento. A los 17 años recibió una propuesta de matrimonio de un joven que le regaló preciosas joyas. Adornada con ellas frente al espejo se le apareció el rostro doloroso de Jesús que le invitaba a entregarse a Él y le decía: “Catalina me abandonas por un amor humano”. En febrero de 1788 ingresó en el monasterio de las Terciarias Franciscanas con el nombre de Sor María Magdalena de la Encarnación. En 1807 se traslada a Roma y funda el primer monasterio de Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento. Por iniciativa suya la iglesia se abrió a la adoración de los fieles laicos. Por su íntima unión con Dios, su gran espíritu de fe y su intensa oración en tiempos muy difíciles, el Señor realizó por medio suyo muchas obras. Murió el 29 de noviembre de 1824 en Roma. Fue beatificada por S.S. Benedicto XVI el 15 de abril de 2007.

Miércoles 29 de Noviembre

PRIMERA LECTURA

Lectura de la profecía de Daniel 5. 1-6. 13-14. 16-17. 23-28

 

En aquellos días, el rey Baltasar ofreció un gran banquete a mil de sus nobles, y se puso a beber vino delante de los mil. Bajo el efecto del vino, Baltasar mandó traer los vasos de oro y plata que su padre Nabucodonosor había cogido en el templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey junto con sus nobles, sus mujeres y sus concubinas. Cuando trajeron los vasos de oro que habían cogido en el templo de Jerusalén, brindaron con ellos el rey y sus nobles, sus mujeres y sus concubinas. Y mientras bebían vino, alababan a sus dioses de oro y plata, de bronce y de hierro, de madera y de piedra.

De repente aparecieron unos dedos de mano humana escribiendo sobre el revoque del muro del palacio real, frente al candelabro; y el rey veía el dorso de la mano que escribía. Entonces su rostro palideció, sus pensamientos le turbaron, los músculos del cuerpo se le aflojaron, y las rodillas le entrechocaban.

Trajeron a Daniel ante el rey y este le preguntó: ¿Eres tú Daniel, uno de los judíos desterrados que trajo de Judea el rey mi padre? He oído decir de ti que posees el espíritu de los dioses, y que en ti se encuentran inteligencia, prudencia y una sabiduría extraordinaria.

He oído decir de ti que tú puedes interpretar sueños y resolver problemas; pues bien, si logras leer lo escrito y exponerme su interpretación, te vestirás de púrpura, llevarás al cuello un collar de oro y ocuparás el tercer puesto en mi reino».

Entonces Daniel habló así al rey: «Quédate con tus dones y da a otro tus regalos. Yo leeré al rey lo escrito y le expondré su interpretación.

Te has rebelado contra el Señor del cielo y has hecho traer a tu presencia los vasos de su templo, para beber vino en ellos en compañía de tus nobles, tus mujeres y tus concubinas. Has alabado a dioses de plata y oro, de bronce y hierro, de madera y piedra, que ni ven, ni oyen, ni entienden; mientras que al Dios dueño de tu vida y tus empresas no lo has honrado. Por eso Él ha enviado esa mano para escribir este texto. Lo que está escrito es: “Contado, Pesado, Dividido”. Y la interpretación es esta: “Contado”: Dios ha contado los días de tu reinado y les ha señalado el final. “Pesado”: te ha pesado en la balanza, y te falta peso. “Dividido”: tu reino ha sido dividido, y lo entrega a medos y persas».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.
 

SALMO RESPONSORIAL

Dan 3, 62a. 63a. 64a. 65a. 66a. 67a.

 

R/.  ¡Ensalzadlo con himnos por los siglos!

 

Sol y luna, bendecid al Señor. R/.

Astros del cielo, bendecid al Señor. R/.

Lluvia y rocío, bendecid al Señor. R/.

Vientos todos, bendecid al Señor. R/.

Fuego y calor, bendecid al Señor. R/.

Frío y heladas, bendecid al Señor. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 12-19

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a las cárceles, y haciéndoos comparecer ante reyes y gobernadores, por causa de mi nombre. Eso os servirá de ocasión para dar testimonio.

Por ello, meteos bien en la cabeza que no tenéis que preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro.

Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os entregarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán a causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

Martes 28 de Noviembre

PRIMERA LECTURA

Lectura de la profecía de Daniel 2, 31-45

 

En aquellos días, dijo Daniel a Nabucodonosor: «Tú, oh rey, estabas mirando y apareció una gran estatua. Era una estatua enorme y su brillo extraordinario resplandecía ante ti, y su aspecto era terrible. Aquella estatua tenía la cabeza de oro fino, el pecho y los brazos de plata, el vientre y los muslos de bronce, las piernas de hierro, y los pies de hierro mezclado con barro.

Mientras estabas mirando, una piedra se desprendió sin intervención humana, chocó con los pies de hierro y barro de la estatua, y los hizo pedazos. Se hicieron pedazos a la vez el hierro y el barro, el bronce, la plata y el oro, triturados como tamo de una era en verano; el viento los arrebató y desaparecieron sin dejar rastro. Y la piedra que había deshecho la estatua creció hasta hacerse una montaña enorme que ocupaba toda la tierra».

«Este era el sueño; ahora explicaremos al rey su sentido: Tú, ¡oh rey, rey de reyes!, a quien el Dios del cielo ha entregado el reino y el poder, y el dominio y la gloria, y a quien ha dado todos los territorios habitados por hombres, bestias del campo y aves del cielo, para que reines sobre todos ellos, tú eres la cabeza de oro.

Te sucederá otro reino menos poderoso, después, un tercer reino de bronce, que dominará a todo el orbe.

Vendrá después un cuarto reino, fuerte como el hierro; como el hierro destroza y machaca todo, así destrozará y triturará a todos.

Los pies y los dedos que viste, de hierro mezclado con barro de alfarero, representan un reino dividido, aunque conservará algo del vigor del hierro, porque viste hierro mezclado con arcilla. Los dedos de los pies, de hierro y barro, son un reino a la vez poderoso y débil. Como viste el hierro mezclado con la arcilla, así se mezclarán los linajes, pero no llegarán a fundirse uno con otro, lo mismo que no se puede fundir el hierro con el barro.

Durante ese reinado, el Dios del cielo suscitará un reino que nunca será destruido, ni su dominio pasará a otro pueblo, sino que destruirá y acabará con todos los demás reinos, y él durará por siempre.

En cuanto a la piedra que viste desprenderse del monte sin intervención humana, y que destrozó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro, esto significa lo que el Dios poderoso ha revelado al rey acerca del tiempo futuro.

El sueño tiene sentido y la interpretación es cierta».

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Dan 3, 57a. 58a. 59a. 60a. 61a.

 

R/.  ¡Ensalzadlo con himnos por los siglos!

 

Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor. R/.

Cielos, bendecid al Señor. R/.

Ángeles del Señor, bendecid al Señor. R/.

Aguas del espacio, bendecid al Señor. R/.

Ejércitos del Señor, bendecid al Señor. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 5-11

 

En aquel tiempo, como algunos hablaban del templo, de lo bellamente adornado que estaba con piedra de calidad y exvotos, Jesús les dijo: «Esto que contempláis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida».

Ellos le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?».

Él dijo: «Mirad que nadie os engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre diciendo: “Yo soy”, o bien: “Está llegando el tiempo”; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque es necesario que eso ocurra primero, pero el fin no será enseguida».

Entonces les decía: «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países, hambres y pestes. Habrá también fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

28 de Noviembre: San Andrés Tran Van Trông, mártir (1808- 1835)

Nació en el seno de una familia vietnamita cristiana el año 1810, y recibió en el hogar una esmerada educación en la fe. En 1834 ingresó en la Compañía Real de Tejedores de Seda. Al año siguiente, el gobierno dio la orden de que todos los tejedores pisotearan la cruz. Llevado a rastras para que cumpliera con lo pedido, se agarró al cuello de un soldado y encogió las piernas, de manera que no cometió ni siquiera materialmente el acto de apostasía. Él se negó y reconoció que era cristiano. Lo detuvieron y encarcelaron y, a pesar de los suplicios a que lo sometieron, no lograron que pisara la cruz, bendita prenda de nuestra Salvación, ni que apostatara. Fue decapitado a sus 25 años de edad, en presencia de su madre que lo animaba a permanecer fiel a Cristo.

Lunes 27 de Noviembre

PRIMERA LECTURA

Comienzo de la profecía de Daniel 1, 1-6. 8-20

 

El año tercero del reinado de Joaquín, rey de Judá, Nabucodonosor, rey de Babilonia, llegó a Jerusalén y la asedió.

El Señor entregó en su poder a Joaquín, rey de Judá, y todo el ajuar que quedaba en el templo. Nabucodonosor se los llevó a Senaar, al templo de su Dios, y el ajuar del templo lo metió en el depósito del templo de su dios.

El rey ordenó a Aspenaz, jefe de sus eunucos, seleccionar algunos hijos de Israel de sangre real y de la nobleza, jóvenes, perfectamente sano, de buen tipo, bien formados en la sabiduría, cultos e inteligentes, y aptos para servir en el palacio real; y ordenó que les enseñasen la lengua y literatura caldeas.

Cada día el rey les pasaba una ración de comida y de vino de la mesa real.

Su educación duraría tres años, al cabo de los cuales entrarían al servicio del rey.

Entre ellos había unos judíos: Daniel, Ananías, Misael y Azarías.

Daniel hizo el propósito de no contaminarse con los manjares, ni con el vino de la mesa real, y pidió al capitán de los eunucos que le dispensase de aquella contaminación.

Dios concedió a Daniel encontrar gracia y misericordia en el capitán de los eunucos, y este dijo a Daniel: «Tengo miedo al rey mi señor, que os ha asignado la ración de comida y bebida; pues si os ve más flacos que vuestros compañeros, ponéis en peligro mi cabeza delante del rey».

Daniel dijo al encargado que el capitán de los eunucos había puesto para cuidarlos a él, a Ananías, a Misael y a Azarías: «Por favor, prueba diez días con tus siervos: que nos den legumbres para comer y agua para beber. Después, que comparen en tu presencia nuestro aspecto y el de los jóvenes que comen de la mesa real, y trátanos según el resultado».

Él les aceptó la propuesta e hizo la prueba durante diez días.

Después de los diez días tenían mejor aspecto y estaban más robustos que cualquiera de los jóvenes que comían de la mesa real. Así que el encargado les retiró la ración de comida y de vino, y les dio legumbres.

Dios les concedió a los cuatro inteligencia, comprensión de cualquier escritura, y sabiduría. Daniel sabía, además, interpretar visiones y sueños.

Al cumplirse el plazo señalado para presentarlos al rey, el capitán de los eunucos los llevó a Nabucodonosor. Después de hablar con ellos, el rey no encontró ninguno como Daniel, Ananías, Misael y Azarías, y quedaron a su servicio.

Y en todas las cuestiones y problemas que el rey les proponía, los encontró diez veces superiores al resto de los magos y adivinos de todo su reino.

Palabra de Dios / Te alabamos Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL

Dan 3, 52a y c. 53a. 54a. 55a. 56a.

 

R/.  ¡A ti gloria y alabanza por los siglos!
 

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres.

Bendito tu nombre, santo y glorioso. R/.

Bendito eres en el templo de tu santa gloria. R/.

 Bendito eres sobre el trono de tu reino. R/.

Bendito eres tú, que sentado sobre querubines sondeas los abismos. R/.

Bendito eres en la bóveda del cielo. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 1-4

 

En aquel tiempo, Jesús, alzando los ojos, vio a unos ricos que echaban donativos en el tesoro del templo; vio también una viuda pobre que echaba dos monedillas, y dijo: «En verdad os digo que esa viuda pobre ha echado más que todos, porque todos esos han contribuido a los donativos con lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir».

Palabra del Señor / Gloria a Ti Señor Jesús.

 

27 de Noviembre: Virgen de la Medalla Milagrosa

Santa Catalina Labouré, religiosa vicentina, recibió en 1830 cuatro apariciones de nuestra Madre Santísima, en su convento de París. Vestida de blanco con un manto azul, la Virgen le comunicó la misión, la cual le fue indicada de modo específico en la aparición del 27 de noviembre de dicho año, cuando la Madre del Salvador le encargó acuñar una medalla: Su santa imagen pisando la serpiente que está sobre el mundo; de manos de María salían rayos de luz simbolizando las gracias que derrama sobre la humanidad, y alrededor de Ella la inscripción: “Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos” ; en el reverso, envuelto en un óvalo de doce estrellas de  la letra M sobre la que se dibuja una cruz y debajo los Sagrados Corazones de Jesús y María. Resalta de modo especial en esta advocación el deseo de nuestra Señora de ser invocada por sus hijos, para llevarles auxilio y concederles la conversión de corazón; de allí que la mencionada medalla haya tenido tan gran trascendencia en lo sucesivo, pues llevándola con fe y deseo de volver a Dios, muchos obtuvieron innumerables gracias y milagros, lo cual llevó a que, de llamarla “de la Inmaculada Concepción”, la conociéramos popularmente como “Medalla Milagrosa”.