Homilía, 22 de Octubre