2 de Diciembre: San Cromacio de Aquileya (345-407)

Nació en Aquileya (Imperio Romano) hacia el año 345. Fue ordenado presbítero y en el año 388 fue elegido obispo de aquella Iglesia. Tras recibir la consagración episcopal de manos de san Ambrosio, se dedicó con valentía y energía a la ingente tarea de la evangelización del territorio encomendado a su solicitud pastoral. Es reconocido por su gran fidelidad al Evangelio durante las persecuciones de Decio, Valeriano y Diocleciano y, al igual que las demás Iglesias de la época, afrontó la amenaza de la herejía arriana. San Cromacio fue un sabio maestro y celoso pastor. Su primer y principal compromiso fue el de ponerse a la escucha de la Palabra para poder convertirse en su heraldo:  en su enseñanza siempre toma como punto de partida la Palabra de Dios y a ella regresa siempre. Era conocido por santos como S. Agustín, S. Ambrosio, S. Jerónimo y S. Juan Crisóstomo. Entre sus escritos destacan más de cuarenta sermones y sesenta tratados de comentario del evangelio de san Mateo. Con suma probabilidad murió en el exilio, en Grado, mientras trataba de escapar de los saqueos de los bárbaros, en el año 407.