17 de Marzo: San Patricio, obispo (s.IV – s.V)

Nació en Escocia hacia el año 387. Muy joven, fue secuestrado y vendido como esclavo en Irlanda. Allí pasó un tiempo de trabajo forzado, en el que Dios se reveló a su corazón, llenándolo de gracia y bendición. Inspirado por el Señor, escapó y volvió a su hogar. Sin embargo, Dios mismo le pidió regresar a Irlanda para enseñar la fe a los pobladores de aquel país, que en su mayoría eran paganos e idólatras. Acogiendo la Divina Voluntad, Patricio entró en un convento donde se preparó para el sacerdocio. Tiempo después de su ordenación presbiteral, fue consagrado Obispo y enviado por el Santo Padre con la unción del Espíritu Santo a la tierra donde fue esclavo. Favorecido con abundantes dones sobrenaturales, se enfrentó a las asechanzas de los hechiceros del lugar y convirtió al cristianismo a toda la población. Murió, al parecer, a mediados del siglo V. Es patrono de Irlanda.