17 de Abril: Santa Catalina Tekakwitha, virgen (1656 – 1680)

Nació en Ossessernon (hoy Auriesville, Nueva York). Hija de jefe iroqués y de india algonquina. Su nombre indígena era Tekakwitha (“la que tropieza”). Su madre se había convertido al cristianismo cuando fue raptada por iroqueses y forzada a casarse con un jefe indio. Con 4 años, Catalina perdió a sus padres por una viruela, quedando ella misma con secuelas en su rostro. Nueve años más tarde conoció la fe cristiana y a los 20 fue bautizada con el nombre de Kateri (Catalina). Pronto sufrió, por su fe, abusos y rechazo por parte de su familia y su tribu. Huyó unos 320 km por el bosque hasta llegar a un pueblo cristiano en Montreal. En tiempo de Navidad hizo su primera comunión y, movida por el Espíritu Santo, profesó voto de castidad, dedicando su vida a la oración, el sacrificio y el cuidado de los enfermos y ancianos. Era muy piadosa, de incansable vida penitente en favor de su pueblo, y gran amor a la Eucaristía. Falleció el 17 de abril de 1680, a la edad de 24 años, en Caughnawaga (Canadá). Sus últimas palabras fueron: “¡Jesús, te amo! Es venerada, especialmente en Canadá, con el apelativo “El lirio de los mohawks”.