15 de Noviembre: San Alberto Magno, obispo (1206- 1280)

Nació en Alemania en 1206. Era de familia adinerada y con influencias en el gobierno. Estudió en la Universidad de Padua, pero abandonó su carrera para ingresar como religioso en la Orden Dominica. Él mismo contaba que de joven le costaban los estudios, y por eso una noche quiso huir del colegio; sin embargo, al tratar de hacerlo, se le apareció la Virgen María, que le dijo: “Alberto, ¿por qué en vez de huir del colegio, no me rezas a mí que soy Trono de la Sabiduría? Si me tienes fe y confianza, yo te daré una memoria prodigiosa. Y para que sepas que fui yo quien te la concedió, cuando vayas a morir, olvidarás todo lo que sabías”. Y así sucedió. Ya en su tiempo la gente lo llamaba “el Magno”, por su admirable sabiduría, su tierna devoción mariana y su gran virtud. Sus conocimientos abarcaban todos los campos: ciencias religiosas, ciencias naturales, filosofía, etc. Era geógrafo, astrónomo, físico, químico y teólogo. San Alberto fue el maestro de santo Tomás de Aquino. En 1260 fue elegido obispo de Ratisbona. Dos años después, aceptando el Papa su renuncia al episcopado, vuelve al convento y le son confiados importantes encargos. Finalmente, en 1280, habiéndose cumplido la profecía que le hiciere nuestra Señora años atrás, el santo se retiró de sus labores y se dedicó más a la oración y a prepararse para su muerte, que tendría lugar el 15 de noviembre de 1280. Es patrono de los científicos.