13 de Mayo: Beata Gema de Goriano Sicoli, virgen reclusa (1375 – 1439)

Nació en San Sebastián de Bisegna (Italia). Al morir sus padres, se trasladó a Goriano Sicoli, en la región de los abruzos. Allí pasó su infancia como pastora, cuidando un pequeño rebaño de ovejas. Era muy bella, pero también modesta y virtuosa. Un día, el conde Ruggieri de Celano la vio y trató de seducirla; pero ella lo rechazó con palabras tan fuertes que lo llenaron de vergüenza. Entonces, para enmendarse, quiso cumplir el deseo de Gema de vivir en una pequeña habitación adosada a la Iglesia de San Juan, y la construyó para ella. Tenía una pequeña ventana desde donde se podía ver el altar, y así ella podía participar de la Santa Misa. Vivió 42 años en ese lugar como reclusa, rezando y reparando por sus pecados y los de su prójimo. Los que escuchaban de su santidad de vida iban a pedirle consejo. El 13 de mayo de 1439, al fin partió para las moradas eternas y las campanas de la Iglesia sonaron intensamente. Un año después de su muerte, el obispo de Sulmona procedió a la exhumación y el reconocimiento canónico de su cuerpo, hallándolo incorrupto. Lo colocaron luego en un sepulcro de la Iglesia de San Juan y este Templo tomó desde ahí el nombre de la Beata. El culto atribuido a ella fue confirmado por el Papa León XIII el 28 de abril de 1890.