13 de Junio: San Antonio de Padua, presbítero (1195 – 1231)

Nació en Lisboa (Portugal) en 1195, en el seno de una familia noble. Educado en la escuela de la catedral, entró en el Monasterio de san Vicente, de los Canónigos Regulares de san Agustín, pasando después a Coimbra, donde completó su formación humanística y teológica.  Poco después de su ordenación sacerdotal, ingresó en la Orden de Frailes Menores, con la intención de dedicarse a propagar la fe cristiana en África. Sin embargo, fue en Francia e Italia donde ejerció con gran provecho sus dotes de predicador y taumaturgo, logrando convertir a muchos herejes. Había recibido, además, el don de bilocación y se narra que, en la oración, el Niño Jesús reposaba en sus brazos. Fue el primero en ser autorizado por san Francisco de Asís para enseñar teología a sus hermanos de comunidad. Escribió varios sermones llenos de doctrina y erudición. El 13 de junio de 1231, recibió los últimos sacramentos, entonó un canto a la Virgen, a quien amaba con gran ternura y, antes de partir a la Casa del Padre, dijo sonriente: Veo venir a Nuestro Señor”. Fue canonizado un año después de su fallecimiento.