13 de Enero: San Hilario, obispo y doctor de la Iglesia (315-367)

Nació en Poitiers, Francia, hacia el 315. De familia acomodada, recibió una sólida formación literaria. No creció en un ambiente cristiano. Fue bautizado cerca de los 30 años y elegido obispo de su ciudad natal aproximadamente 8 años después. El siglo en que vivió estaba convulsionado por contiendas dogmáticas, sobre todo por la herejía arriana, que niega la divinidad de Cristo. El santo se destacó por la defensa y restablecimiento de la unidad de la Iglesia, sobre la base de la recta fe formulada en el Concilio de Nicea, por lo que fue desterrado y perseguido. De sus obras escritas sobresalen De Trinitate (“Sobre la Trinidad”), escrito dogmático de suma importancia, y el Comentario al Evangelio de san Mateo, que es el más antiguo en latín que nos ha llegado. Además, se le atribuye el haber introducido los cánticos en las Iglesias de Occidente y el himno “Gloria in excelsis”. Falleció en el año 367. En 1851, el beato Pío IX lo proclamó doctor de la Iglesia.