12 de Junio: San Juan de Sahagún, Eremita y Predicador (1430 – 1479)

Nació en Sahagún, España, 1430 y fue educado por los Benedictinos. Cierto día cayó enfermo y era necesario practicarle una cirugía; el santo, acudiendo a Dios en la oración, le prometió que, de ser curado, se haría religioso. Una vez recibida la gracia de la sanación, ingresó en el convento agustino de Salamanca. Ordenado sacerdote, fue un predicador muy elocuente, suscitando numerosas conversiones. Exhortaba a los ricos a corregirse de los abusos que cometían escudados en su condición social sobre los menos favorecidos. Pedía limosna y ayudaba a los necesitados; a las jóvenes en peligro les buscaba familias que las cuidasen. Realizó en vida muchos milagros entre los que se recuerda que, un día, un niño cayó a un pozo y el santo hizo subir el nivel del agua y lanzó su cíngulo para que el chico se agarrase, consiguiendo así salvarlo. También se dice que, con sus oraciones, Salamanca se libró de la peste del tifo negro. Murió a los 49 años, en 1479, envenenado por la ex-amante de un hombre convertido por su predicación.