11 de Abril: San Estanislao, obispo y mártir (1030 – 1079)

Nació en Szczepanowski (Polonia), en una familia que, después de llevar muchos años sin descendencia, recibió este hijo como un regalo de Dios. Educado en la piedad, estudió en Cracovia y París, volviendo a su ciudad para ser ordenado sacerdote y párroco de la catedral. Había recibido el don de la elocuencia, y con sus predicaciones incitaba al pueblo a corregirse de las malas costumbres. Nombrado obispo de Cracovia (servicio del que no se consideraba digno), tenía buena relación con el rey Boleslao hasta que, llegado el momento de corregir las maldades del monarca, se convirtió en su enemigo. Era severo consigo mismo e indulgente con los demás. Sin embargo, ante el escándalo que provocaban en el pueblo los actos del rey, el obispo interrumpió una Misa en la catedral a la que Boleslao había asistido, considerando que la impenitencia del mandatario le hacía indigno de estar allí. La ira anidó en el corazón de Boleslao que, para vengarse, envió a sus soldados a matarle en el altar, mientras presidía la Eucaristía. Estos se arrepintieron, y fue él mismo quien lo asesinó el 11 de abril de 1079.