10 de Junio: Beato Juan Dominici, Cardenal y Teólogo (1376 – 1419)

Nació el año 1376 en Italia, en una familia humilde. A los dieciocho años ingresó en la Orden de Predicadores, pese a cierta oposición por su falta de educación y su tendencia a tartamudear, lo cual contrastaba con su extraordinaria capacidad de memoria. En poco tiempo se convirtió en uno de los mejores teólogos de su época y en un predicador elocuente. Apoyó decididamente la reforma emprendida por el beato Raimundo de Capua y abrió muchos conventos. Su apostolado se interrumpió en 1399 por una orden judicial, ya que fue expulsado a Florencia, donde aprovechó para entregarse con gran celo a la predicación. Con frecuencia se alimentaba únicamente de pan y agua, durmiendo muy poco y sobre un saco. Vestía de manera pobre, pero con limpieza. También se preocupó por los problemas de fe y costumbres suscitados por el humanismo imperante de la época. Compuso diversas obras, entre ellas “Lúcula Noctis” (Lucecilla de la noche). El papa Gregorio XII lo nombró su consejero y después, en 1408, Arzobispo de Ragusa y Cardenal. Murió en Hungría el 10 de junio de 1419.