10 de diciembre: Santa Eulalia de Barcelona (290 – 303)

Santa Eulalia es una de las santas más veneradas de España. Tenía tan sólo doce años cuando comenzó la persecución a los cristianos en el Imperio Romano (también bajo el nombre de “persecución diocleciana”). A esa edad Eulalia sentía un gran amor por Dios y un gran disgusto hacia las leyes paganas. Su madre sabía que la actitud fiel de su hija la pondría en peligro, por lo que la envió a las afueras de la ciudad para protegerla. Sin embargo, poco tiempo después, Eulalia logró escapar de su casa y se dirigió hacia la ciudad a defender el nombre de Dios. Una vez allí, la joven protestó contra las leyes romanas, que obligaban a todos los habitantes a rendir culto a los dioses paganos. El gobernador intentó hacerla cambiar de opinión, pero al ver que era inútil, la mandó azotar de la manera más cruel: rasgaron con garfios sus pechos y todo su cuerpo, le pegaron con varillas de hierro y sobre sus heridas colocaban antorchas encendidas. En el momento de su muerte, una paloma blanca salió de la boca de Eulalia y voló hacia el cielo. Una densa capa de nieve cubrió su cuerpo y días después fue enterrada. La joven mártir murió a la edad de doce años.